Operación rescate de perritos de Kukulkán

Con la visita del director del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos de Yucatán (Cultur), Mauricio Díaz Montalvo, representantes de 4 agrupaciones protectoras de animales, y el acompañamiento del INAH, se inició la “Operación Rescate de Perritos de Chichén Itzá”, a esta zona arqueológica.


Se trata de un tema de sustentabilidad que atendemos como nos lo ha pedido al gobernador, Mauricio Vila Dosal,  y agradecemos a la sociedad civil por su esfuerzo y aportación, para que juntos encontremos la mejor solución a este asunto, recalcó Díaz Montalvo.


Tras amplio recorrido por la zona a fin de ubicar a los canes, las agrupaciones pro animales acordaron realizar un “Plan Integral de Rescate” que defina, paso a paso y con tiempos precisos, lo que se deberá hacer para alcanzar el mejor resultado para las personas, para la zona y para los propios animales.

Las agrupaciones que acudieron son: “Adopta”, representada por Natalia Uprimng; Azalía May Ceballos, de “Cinco Patas” y Lourdes Durán, de Perpópolis. La agrupación que se sumó es Planed Pethood, cuyo director es el MVZ Antonio Ríos. Durante el recorrido se contó con el apoyo del arqueólogo Juan Octavio Juárez Rodríguez, analista especializado de la zona de monumentos de Chichén Itzá.

Equipo de operación de rescate en Kukulkán. Foto Cortesía Cultur Yucatán


Los expertos explicaron el Plan de Rescate implicará un proceso más a o menos largo y complejo, ya que implica realizar una serie de acciones desde atrapar a los animalitos, principalmente a los que están enfermos para diagnosticarlos y, según sus padecimientos, curarlos.


Otros podrán permanecer en la zona para mantener un equilibrio en la zona e impidan que otros se perros se acerquen, considerando que ya marcaron su territorio, y algunos más serán dados en adopción previo tratamiento integral.


Indicaron, que, por ejemplo, los que se queden en la zona deberán ser canes con collares que indiquen que están vacunados, además que deben estar bien alimentados, completamente sanos y no sean agresivos.


Señalaron que además de que se trabajará en la esterilización de los animalitos, también se abordará la capacitación para el personal de la zona, tanto del INAH como de Cultur, así como en la instalación de señalización. Pero también habrá que trabajar sobre la responsabilidad que debe tener la gente sobre la posesión de los animales, a fin de que los cuiden y no los dejen salir de casa.


Comentaron que por ahora la situación es controlable, ya que no son tantos perros, pero que ya comienzan a reproducirse y si no se toman cartas en el asunto, sí podría convertirse en un tema de salud pública.


Custodios del INAH señalaron que algo similar ocurrió hace unos 15 años, pero que por alguna razón los canes se fueron por sí solos, hasta hace seis meses que nuevamente comenzaron a llegar de nuevo por la comida que le dan los comerciantes y hasta los propios turistas.


Sin embargo, indicaron que cuando se suben al Castillo de Chichén es porque andan persiguiendo presas como algunas iguanas, un puercoespín o hasta algún zopilote, y que hasta ahora no han representado daño alguno a esa infraestructura milenaria.


Sin embargo -comentaron- no se descarta que más adelante pueda suceder y por ello hay que hacer algo. Durante el recorrido, el primer contacto se tuvo con “Cachimba”, una perrita que viene a ser la mascota del personal del INAH, que no representa riesgo alguno, ya que se acerca a la gente de manera amigable. “Esta perrita se puede quedar aquí sin problema alguno”, comentaron.


Luego se toparon con otro perrito a quien llamaron “Bisqüit” quien tiene un tumor benigno en el cuello, pero que puede ser tratado. Otros tres más pequeños fueron hallados en la zona restringida del Cenote Sagrado, y aunque se les dio comida desde lejos, huyeron.


“El primer paso, que será la captura de los animalitos, será el más difícil, porque habrá que propiciar que tengan confianza dándoles comida en unas trampas para que se acostumbre y luego se puedan activar, desde luego sin lastimarlos, para diagnosticarlos” señaló.

La juventud en el Congreso del Estado

La panista Paulina Viana Gómez desempeña su primer cargo público en el Poder Legislativo de Yucatán.

“Lo que mejor sienta a la juventud es la modestia, el pudor, el amor a la templanza, y la justicia. Tales son las virtudes que deben formar su carácter” 

Sócrates

El México actual se encuentra en una cruzada para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades. La paridad de género se ha alcanzado en distintos niveles de gobierno tras una ardua lucha de las mujeres, hasta encontrar un asidero legal en tribunales y salas legislativas. Al menos en Yucatán.

Por disposición de ley, en las últimas elecciones del 1° de julio de 2018, los partidos políticos debieron presentar el mismo número de candidatos hombres que mujeres para diferentes cargos. Esto generó, por ejemplo,  que el Congreso del Estado de Yucatán se encuentre conformado por 13 representantes del género masculino y 12  del femenino. El gobernador Mauricio Vila Dosal designó un gabinete paritario. Incluso, la segunda al mando, es decir la que ocupa el puesto de la Secretaría General de Gobierno es la abogada María Fritz Sierra.

Paulina Viana Gómez en el momento de entregar una de sus cinco iniciativas

Sin embargo, aún no hay una disposición que separe a los cargos por edades (Ni lo habrá). En el día de las elecciones, los ciudadanos tienen la libertad de escoger por experiencia o juventud. Todavía no está comprobado que haya una relación directa entre la sapiencia con la edad del individuo. En algunos casos, la sabiduría va ligada a la preparación académica de las personas, a las vivencias y en ocasiones, al carácter del mismo.

Poder Legislativo de Yucatán

Ya dividimos el Congreso del Estado de Yucatán en hombres y mujeres, también se puede hacer por representación política, siendo el Partido Revolucionario Institucional el que ocupe el mayor número de curules con 10, seguido del Partido Acción Nacional con 6. Muchos de los diputados de la sexagésima segunda legislatura son considerados “zorros viejos” de la política como Felipe Cervera Hernández, Alejandro Cuevas Mena, Silvia López Escoffié y hasta Rosa Adriana Díaz Lizama, quien fue senadora de la República y actualmente es la coordinadora del blanquiazul en el congreso local. Ahora, en el pleno del mismo también hay juventud con Fátima Perera Salazar de Morena, Luis Borjas Romero, quien fue el último Secretario de la Juventud antes de los cambios en el Código de Administración Pública y esta corta lista de jóvenes en el Congreso la pudiéramos cerrar con la panista Paulina Aurora Viana Gómez.

Esta última legisladora es la representante del distrito uno local y  cuenta con tan sólo 32 años de edad. Su curul se encuentra entre sus pares de Acción Nacional, Manuel Díaz Suárez y Kathia Bolio Pinelo, quienes fueron diputados federales en la anterior legislatura. Su presencia en el Congreso del Estado representa su primera oportunidad a través del apoyo del voto. “En el primer día del Congreso todos estábamos nerviosos. Todos estamos muy emocionados, fue el reflejo de tres meses de campaña en el que la ciudadanía te da un voto de confianza, porque te da un voto porque quiere que lo representes dignamente y ese es el camino por el que me seguiré guiando”, esbozó la representante de la juventud panista.

El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal (A la izquierda) y la diputada Paulina Viana Gómez (A la derecha)

El PAN es el partido que representa a la administración del Gobierno de Yucatán, pero en la arena legislativa, es la principal fuerza de oposición del PRI (Por tener mayoría) y de Morena, agrupación política fundada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Viana Gómez ha levantado la mano para impulsar las iniciativas propuestas por el ejecutivo estatal como eliminar el uso de plástico en bolsas y popotes y la aprobación del plan Yucatán Seguro. Sin embargo, también ha tomado sus propias decisiones de acuerdo con sus convicciones y por su condición de gozar con el divino tesoro de la juventud.

El 13 de marzo de 2019, el Congreso de Yucatán aprobó con 22 votos a favor y tres en contra el dictamen para la creación de la Guardia Nacional. Todos los partidos votaron en bloque, excepto el PAN. Los legisladores de Morena y el PRI se unieron para decir que sí, además de las representaciones particulares del PRD, Verde y Nueva Alianza. Las dos legisladoras de Movimiento Ciudadano le dieron un rotundo –NO- al cuerpo armado, mientras que cinco diputados del blanquiazul levantaron la mano para aprobar la iniciativa, a excepción de Viana Gómez. “Yo voté que no, porque soy joven y no quiero otro Tlatelolco”, aseveró.

En su primer cargo público, la joven política ha trazado una agenda para ayudar los que gozan de la misma condición que ella, es decir, dar oportunidades y voz a los jóvenes. Busca que su trabajo en el pleno represente un ejemplo para los de su misma edad o para los que tienen menos. “La juventud es una virtud en el ejercicio legislativo, de hecho, la antepenúltima propuesta de iniciativa que presenté en el pleno tiene que ver con este grupo, este segmento”, dijo la representante del Distrito Uno. “A través del Consejo Estatal de la Juventud buscamos darle certeza jurídica y económica a este sector. Considero que mejor que ellos mismos en aporte y creatividad para superar las dificultades”, puntualizó.

Luego que el Congreso local discutió sobre el acoso callejero, Viana Gómez puso otro tema sobre la mesa que representa un problema sigiloso en la sociedad pero con consecuencias profundas, al proponer que se castigue también el acoso por las redes sociales. “Tipificar en el Código Penal del Estado de Yucatán el delito de cyberacoso y como lo comenté es ir más a allá de la connotación sexual y erótica”, explicó la diputada el 16 de mayo tras defender la iniciativa en la máxima tribuna política del estado. “Es decir, el ejemplo que dije es de la vida real y así como dije eso hay muchos más. Se da en la Universidad Autónoma de Yucatán, en las universidades particulares pero además que afecta tanto hombres y mujeres, desde los 12 y los 29 años de edad”, argumentó tras dar a conocer un caso de cyberacoso en una institución pública de la entidad. Su iniciativa fue respaldada por colectivos que se acercaron en su momento al Congreso para escuchar las palabras de la legisladora. “Todas nosotras compañeras de la universidad o de la escuela nos hemos visto involucradas en los casos de cyberacoso y estamos harta. Nosotras integrantes del colectivo Kybermus apoyamos este tipo de iniciativas porque queremos seguridad de navegar por internet sin ser víctimas de acoso”, dijo María Chacón Romero de Kybermus Yucatán, quien agregó que de cada 10 estudiantes, tres sufren de cyberacoso.

La Sexagésima segunda legislatura está próximo a cumplir el primer año de gestión. En este tiempo, la panista ha presentado cinco iniciativas y tres han sido aprobadas. “Espero que las dos reciban el visto bueno en los siguientes periodos legislativos”, profirió. Si estos números lo llevaremos a la numerología del béisbol, un tema que apasiona a los yucatecos, Viana Gómez estaría bateando por encima de .500.

A la presente legislatura aún le quedan dos años. La carrera política de la novel yucateca apenas está iniciando. En 2021 tendrá su primera evaluación tras haber cumplido con su primer cargo de elección pública. “Me gustaría dejar un Yucatán en el que todos los niños, niñas y adolescentes tengan las mismas oportunidades educativas, un Yucatán con mayor unidad, donde se tengan las mismas oportunidades de empleo, en el que verdaderamente sea escuchada la juventud y sea tomada en cuenta”, vaticinó la representante del blanquiazul. “Quiero que las mujeres al hacer uso de las redes sociales no se sientan inseguras. Un Yucatán en el que  los niños menores de edad sepan utilizar redes sociales. Un Yucatán en que los padres tomen conciencia del peligro que puede haber en las mismas redes. Un Yucatán con un buen nivel informativo y muchas otras cosas”, finalizó.

El verbo “Morenizar” comenzó a conjugarse en el 2014

“Los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor”.

Juan Domingo Perón

Hace tan sólo cinco años, ni más ni menos, estaba Miguel Candila Noh caminando por los municipios del interior del estado de Yucatán junto con otros dos camaradas (Termino utilizado principalmente por los izquierdistas, aunque verdaderamente no se le escucha al hoy diputado  del Congreso de Yucatán en sus declaraciones). El calendario marcaba que era el 2014, dos años después, que el insistente candidato Andrés Manuel López Obrador terminara en el segundo lugar en las elecciones presidenciales bajo los colores del partido de la Revolución Democrática.

Candila Noh y sus camaradas repartían volantes en los lugares donde levantaban los andamios para improvisar una tarima. Luego, llegaba López Obrador, quien recientemente había fundado en Ciudad de México la asociación civil denominada “Movimiento de Regeneración Nacional” que luego dio paso al partido político Morena. El candidato de los años 2006 y 2012 hablaba por un micrófono ante un nutrido grupo de personas pero no masivo. Tras finalizar el discurso, los cómplices del hoy presidente de la República,  viajaban a otro municipios mientras que otros tomaban la bocina, los tubos, la tarima para continuar la gira del dirigente político. Por jornada, tenían el objetivo de recorrer al menos tres municipios de Yucatán.

El hoy diputado recuerda esos días. En Yucatán, Morena era tan solo una asociación civil. El país todavía estaba bajo el impacto del regreso del PRI al Gobierno Federal con Enrique Peña Nieto. En política, la derrota electoral representa la cruz del candidato y López Obrador ya había perdido en el año 2006 y 2012. “Andrés Manuel nunca iba a ganar con el PRD porque a ellos no le interesaba que ganara, ellos tenían otros objetivos”, asegura el legislador local al recordar esos días.

El diputado que representa al distrito tres local al mirar el pasado, hace la remembranza de las largas caminatas en la entidad. “Íbamos  por las comisarías, por los pueblos, por cada uno de los pueblos con la intención de –morenizar- a los ciudadanos, suelta el legislador en medio de su relato al mostrar exaltación por ser parte de los inicios de la cuarta transformación en uno de los tres estados de la península yucateca. “Morenizar era convencer a los ciudadanos a que se inscribieran al partido que en ese momento aún era una sociedad civil”. “¿Cómo lo hacían?” Se les cuestionó en medio de su historia. “Les comentamos que venía un cambio en el país, que iban a llegar los apoyos a los productores del campo, a los adultos mayores, a todo aquel que lo necesite, tal como está ocurriendo en la actualidad”, dijo.

El coordinador de los diputados en el Congreso de Yucatán tuvo un pasado en los otros partidos tradicionales. “Para ese momento el estado era priista y el partido que le hacía más oposición era Acción Nacional y llegué a simpatizar por el PAN”, recordó el político. “Pero al ganar este partido en Yucatán con Patricio Patrón Laviada nos dimos cuenta que era más de lo mismo. Con el tiempo seguí al PRD pero ese partido está marcado por la corrupción”, sentenció Candila Noh.  

Se identifica como un fundador de Morena en Yucatán junto con otros compañeros como Roger Aguilar Salazar. “Fue mi compañero de lucha, caminamos muchos kilómetros juntos”, rememora.

Miguel Candila Noh es el coordinador de la Fracción de Morena en el Congreso de Yucatán. Cortesía Congreso de Yucatán

Candila Noh incursionó en la vida pública al encabezar una protesta para defender al director de la escuela secundaria Federal número 2, el cual había sido destituido “injustamente” por la Secretaría de Educación Pública. A partir de ese momento siempre jugó el papel de “opositor” al poder en el estado de Yucatán. El meridano estaba en la banqueta de la oposición, adversar al gobierno estatal y federal que por muchos años estuvo bajo los colores del Partido Revolucionario Institucional. Ahora, está en el otro bando, aunque el ejecutivo de Yucatán es azul, el legislador se viste de rojo granate, de Morena, y defiende la causa de Andrés Manuel López Obrador.”Esa ayuda al pueblo, que le lleguen los recursos, ahora que estoy en esta posición se me hace un poco más fácil hacer que se haga efectivo”, esboza con un tono timorato. “Me da mucho gusto estar aquí para apoyar las iniciativas que han mandado desde el Senado y la Cámara de Diputados”, agregó.       

El ascenso trepidante de Morena y el futuro.

La transformación de Morena como Asociación Civil a partido político se inició en el año 2014, tal como lo refleja el inicio de estas líneas. Cinco año después, este partido fundado por López Obrador ocupa el Palacio Nacional. En Yucatán, este partido tiene cuatro diputados de los 25 que conforman la sexagésima segunda legislatura y  con tres presidentes municipales. “En el caso de Valladolid repetimos. Era un municipio que era un desastre y sí logramos un verdadero cambio, pero un cambio de verdad”,  aseveró Candila Noh, quien ve el futuro con mucho optimismo dentro de su lógica partidista. Ese futuro, de acuerdo con sus palabras, es el año 2021, cuando los ciudadanos vuelvan a elegir a alcaldes, diputados federales y locales. “Van haber muchos cambios, la gente se va a dar cuenta de que Morena es una opción verdadera”, terció.

Al hablar del 2024, el diputado encargado de “morenizar” a los municipios del estado, fue mucho más atrevido. “Morena va a seguir estando en el gobierno. Andrés Manuel va a dejar las bases para el cambio. No va a existir ninguna dependencia  que tenga corrupción. En el 2024, Yucatán puede ser para Morena por los cambios que se van a dar”, remató.   

La maravillosa (y difícil) labor de cuidar a las “maravillas” de Yucatán

“La boca del pozo de los brujos del agua ”

Esta es la traducción al español del nombre maya “Chichén Itzá”

Para muchos era una jornada especial, era una oportunidad para recargar energías y disfrutar ese gran legado que dejó la civilización maya. Para otros, era una extensa jornada de trabajo y lo que representa tener en sus hombros mantener la tradición de cientos años y transmitirle al mundo todo el conocimiento de un pueblo originario y la sabiduría de sus dioses.

Eran apenas las tres de la mañana del 21 de marzo de 2019, y la larga fila de carros antecedía la entrada de la zona arqueológica de Dzibilchaltún. La puerta era custodiada por elementos del Patronato de la Unidades de Servicio y Culturales y Turísticos del Estado de Yucatán, es decir los que tienen una doble misión: mantener la tradición maya y atender a los casi dos mil turistas que visitaron ese día la zona arqueológica.

Los cursiosos madrugadores seguían el sonido de los cueros para conocer el camino que conducía al templo de la Siete Muñecas. Antes de iniciar el tránsito por la vereda, el sacerdote maya Tiburcio Can May encabezaba un ritual ancestral y bendecía a los convidados que se querían someter a sus ramazos.

Ya al  frente del templo de las Siete Muñecas, las personas estaban expectantes  ante el advenimiento del Dios Kin. Algunos alzaban sus brazos con la intención de cargarse de energía, otros murmuraban palabras al cielo de acuerdo con la creencia, mientras que esos que cumplen cabalmente con la palabra “Turista” portaban un sombrero y una cámara fotográfica para registrar el momento.

Cuando la obscuridad empezó a ceder el espacio del cielo para darle la entrada a la claridad, aumentó la expectativa. Kin hizo su entrada por el este y poco a poco se fue aproximando a la ventana del templo de las Siete Muñecas para luego entrar cómo se debe, por la abertura del medio, es decir, por la puerta grande.

El espectáculo maya se empezó a apreciar a eso de las 6:30 de la mañana. Cada espectador tuvo una descripción diferente de lo que pudo ver, o de lo que pudo sentir.  

Hetsua González, quien viajó desde Veracruz hasta Dzibilchaltún y que forma parte del Consejo Universal de Sabiduría Ancestral y del Consejo de la Coordinación Indígena Nacional, habló sobre el valor mitológico que representa cuando la luz solar atraviesa el templo para marcar el inicio del equinoccio de primavera. “El hecho de estar aquí en Dzibilchaltún y estar al frente del templo de las Siete Muñecas nos hace recordar el conocimiento maya. Esta casa de energía tiene que ver con un marcador astronómico. Los abuelos sabían lo que era este conocimiento a conciencia”, dijo el historiador quien agregó que la arquitectura maya representó años de adelanto en el conocimiento de las ciencias. “Estamos hablando de mil años de adelanto en el conocimiento matemático, científico y no lo decimos por decir. Lo podemos comprobar. En uno de los tres códices que se escapó de la matanza de  Fray Diego de Landa que por cuatro días torturó, mató y destruyó que acabó este conocimiento. En ese códice había una consideración de lo que era nuestro sistema solar”, apuntó el historiador tras la salida del Dios Kin del templo.

Algunos permanecieron en el lugar y otros se retiraron inmediatamente. Algunos vinieron de otros estados de México pero otros arribaron a Yucatán procedentes del viejo y del nuevo continente, sólo para mirar los cinco minutos del sol por la abertura de la puerta, por un espacio de aproximadamente cinco minutos o menos. Pero para ellos, era repotenciar sus cuerpos de cara a la vida.  “Entraron 1800 personas es un incremento considerable en comparación al año pasado. Tuvimos dos pequeños incidentes, un esguince y una cortadura. Lo normal  que pasa en las zonas arqueológicas ya que algunos se suben a los edificios que tenemos acá”, dijo Mauricio Díaz Montalvo, director de Cultur y el responsable de que el inicio del Equinoccio de Primavera fuera visto por todas estas personas, sin que nadie se percatara de la logística que hay detrás de las estructuras y cenotes sagrados que forman parte de los ancestros del sureste mexicano.

Mauricio Diaz Montalvo / Director de Cultur Yucatán

La fiesta del equinoccio continuó ese día pero desde la Pirámide Kukulkán de Chichén Itzá. Aquí, el evento no fue tan fugaz, fue  más lento pero igual de sorprendente. De nueva cuenta, los que visitaron este templo considerado como una de las siete nuevas maravillas del mundo pudieron ver como la sombra del sol en la Pirámide mostraba el descenso de la serpiente emplumada.

El templo maya dedicado para adorar el Dios Kukulkán es una maravilla arquitectónica prehispánica que para conservarla, se puede apreciar pero no se puede tocar. Es ahí donde está el gran reto de Cultur Yucatán en mantener estos lugares que despiertan la atención de los curiosos del mundo.

Chichén Itzá, quizás, es el principal atractivo de Yucatán pero está más cerca de Cancún que de capital del estado, Mérida. Cualquier evento positivo en los lugares arqueológicos forma parte de la ola del lugar, es su inercia, pero cualquier suceso fuera de la normal es un atentado en contra de las personas que dirigen estos templos mayas, en este caso Cultur y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Más visitas que una Plaza Moderna

Desde el pasado uno de octubre, Mauricio Díaz Montalvo tomó la dirección del patronato Cultur. Es decir, tomó la administración junto con el INAH de estos lugares prehispánicos. Pero, ¿Es posible de hacer de una maravilla, un lugar aún más maravillo?

“Los mismos turistas nos van diciendo que es lo que requieren cuando visitan el Corchito (en Progreso), Celestún o Chichén Itzá. En los próximos días daremos a conocer todo lo que estamos haciendo alrededor de estas zonas para que las personas se sientan cómodas al visitar nuestros paisajes naturales o históricos de Yucatán”, dijo Díaz Montalvo.Las vacaciones de verano ya iniciaron y en esta época del año incrementa 

No todos son salvados por la campana

Los focos alumbran el cuadrilátero. Las lámparas solo están dirigidas al piso de madera y las cuerdas que lo rodean. Alrededor, todo está obscuro, el entorno no importa, lo único que es perceptible es lo que pasa adentro de ese cuadrado, llamado ring de boxeo.

El montaje de una cartelera de boxeo es una analogía del pugilista fuera del deporte. El boxeador está vivo cuando se encuentra en el medio de las cuerdas, cuando sus manos están cubiertas por un par de guantes y la adrenalina que representa el sonido de la campana. Fuera de eso, es cualquier otro mortal con más defectos que virtudes.

El boxeo es ese deporte que ataca directamente las debilidades psicológicas del hombre, como la vanidad, el orgullo, la frustración, la alegría, la tristeza.

¿Qué puede llevar a una persona a ganarse la vida a través de los puños? ¿Será que esta persona no conoció un libro o los números? ¿El olor a sangre es más sabroso que el de la cocina? ¿Las manos de un boxeador no sirvieron para hacer una escultura pero sí para retratar una obra de arte como una caída? Son muchas las interrogantes sin resolver que pudieron llevar a una persona al interior de un ring.

El boxeo pone a prueba la virilidad del hombre. Te brinda la oportunidad de ofender a tu contrario o de ser ofendido y luego cuando se colocan los guantes, tienen la oportunidad de demostrarse entre ellos y ante el mundo, conocer cuál  de los dos es el más hombre. La victoria eleva al pugilista al cielo, al olimpo. Los ojos hinchados, la boca rota, las huellas de sangre son rastros de la batalla que lo llevó a la corona. Sin embargo, el derrotado, ve el fracaso directo a los ojos, saber que fue superado por su antagonista. Que su frustración no la puede resolver a golpes, porque precisamente los golpes lo llevaron a la lona. A diferencia del gladiador romano,  el boxeo le da al atleta la oportunidad de vivir con ese sentimiento de derrota, de humillación.

Son diversas las historias de los boxeadores que pudieron ser un monarca sobre el cuadrilátero, pero que en la vida real, no pudieron ser salvados por la campana. El caso más reciente fue el del yucateco Iván “Sonrics” Ramírez, quien se quitó la vida con el uso de una soga justo cuando iba a recibir su cinturón de campeón minimosca. El caso de Ramírez conmocionó a la opinión pública yucateca y al mundo deportivo de México. No obstante, el caso del meridano no es el único sueño frustrado al exterior del cuadrilátero.

La lista puede resultar interminable. Por citar tan sólo algunos casos, el irlandés Darren Sutherland ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, posteriormente saltó al campo profesional y ganó sus cuatro combates por la vía del nocaut técnico. El 14 de septiembre de 2009 se quitó la vida para cercenar una carrera que pudo ser prolífica.

El venezolano Edwin “Inca” Valero puede ser uno de los ejemplos más cónsonos de estas letras. En plena cúspide, cuando se perfilaba para ser un potencial rival de Manny Pacquiao y consentido por el régimen chavista, un día de abril de 2010, los demonios internos de Valero se apoderaron de sus manos cuando estaba afuera del ring y asesinó a su esposa. Al día siguiente, en la cárcel, se colgó con un pantalón de mezclilla.

Oficio casi inhumano

Johan Pérez vivía en una favela de América Latina. Entrenaba en un complejo deportivo, pero no en el interior del gimnasio, sino en el estacionamiento a plena luz del día y cuando el sol estaba en su punto más alto. Su padre, con un pantalón de traje y con una playera de Brasil sucia, colgaba un saco de un tubo para que su hijo pudiera golpearlo. Pérez viajó a Panamá para ser el retador de la categoría welter.

Por su condición económica, Pérez no podía escoger su lugar de entrenamiento, sino que fue ubicado en un salón contiguo a una venta de cochino frito. El pugilista tenía problemas con el peso y dos días antes de la pelea, solo podía pasarse un poco de hielo por los labios, no podía ni tomar agua, solo recibir un poco de sensación de hidratación.

La campana no suena fuera del cuadrilátero

Son pocos los boxeadores que luego de pasar por el cuadrilátero han tenido una vida intachable. Quizás, el míitico Sugar Ray Leonard es uno de miles que ha tenido una vida estable luego de sus batallas épicas con Roberto Durán, Tommy Hearns, entre otros.

– Dick Eklund, boxeador de los ochenta, pasó por el crack y por la cárcel.  Su historia fue reseñada por un documental de HBO y por Hollywood.

– Carlos Monzón fue una gloria del deporte argentino, al ganar 87 combates, 53 de ellos por la vía del cloroformo. Sus excentricidades y sus constantes historias de violencia de género fueron cavando su tumba. El 14 de febrero de 1988 asesinó a su esposa Alicia Muñiz y en 1995 perdió la vida en un accidente de tránsito.

– Carlos Baldomir, también argentino, en el 2006 perdió en las Vegas ante el todopoderoso Floyd Mayweather. Diez años después la Fiscalía buscaba una pena de 20 años por aparentemente violar su propia hija.

– Víctor Ortiz incomodó a Floyd Mayweather en el año 2011. Cuando le pedía disculpa por priopinarle un cabezazo, “The Money” aprovechó para darle una combinación que lo llevó al suelo. Ocho años después, Ortiz fue arrestado por violencia sexual.

Los chamos en Colombia

Por @LeoFelipeCampos 

Hay venezolanos pobres y desempleados, ricos y dueños de empresas, los hay respetuosos, nobles y educados, también malagradecidos, cómodos y arbitrarios; los hay emprendedores y generosos; alegres, esperanzados y admirables, como los hay abusadores y mezquinos, o desafortunados y llenos de rabia; algunos duermen en albergues o venden dulces en la calle, otros tienen hogares con piscina y empleadas domésticas. Son seres humanos, no caricaturas.

El primer grupo numeroso de migrantes venezolanos llegó a Colombia durante la primera década de este siglo, sobre todo a través del Aeropuerto Internacional El Dorado. Eran, por lo general, empresarios o profesionales de clase media con estudios superiores. En años recientes hubo otras dos grandes oleadas que entraron por la frontera. Ahora lo hacen a diario. A grandes rasgos, según las cifras de Migración Colombia, se trata de un volumen mayor de ciudadanos con menor poder adquisitivo, personas que no siempre legalizan sus documentos y llegan desesperadas por la dictadura del chavismo.

Sin ahorros, incluso sin pasaporte y con niños pequeños, esta gente ha decidido emprender una travesía de días o semanas, en buses o a pie, para reinventarse desde el escape, a pesar de los riesgos. Heridos por dentro y por fuera, esta migración forzada es de proporciones históricas. El sociólogo venezolano Tulio Hernández, que ha estudiado el fenómeno, afirma que nunca dentro de América Latina tal cantidad de coterráneos habían abandonado su tierra en tan poco tiempo. Es un proceso masivo y veloz. Ni los venezolanos estaban preparados para irse ni los países del continente estaban política y administrativamente listos para recibirlos de la mejor manera.

La migración de venezolanos no ha parado de aumentar año tras año desde el 2015, incluso hacia España, Italia y Portugal, países que a mediados del siglo XX vivieron procesos migratorios masivos, y que hallaron en Venezuela un buen refugio para sus ciudadanos. Estos datos son públicos y se pueden revisar en la web de la Organización Internacional para las Migraciones.

Actualmente hay 1.174.743 venezolanos en Colombia, según cuentas oficiales. De ellos, más de seiscientos mil tienen entre 18 y 39 años: una gran fuerza productiva, aunque no todos llevan sus documentos en regla. La mayoría vive en Bogotá D.C. o en los departamentos de Norte de Santander, La Guajira y Atlántico.

Parece haber una obsesión por los números, que no pocos políticos tratan de aprovechar para su demagogia. Sin embargo, aunque sea obvio no siempre es evidente: detrás de cada uno de ese millón y pico de venezolanos hay una historia de dolor, crecimiento y aprendizaje. Sufren por sus familias rotas y celebran por haber recuperado placeres cotidianos. Estos y aquellos comienzan a echar raíces. Se trata de un fenómeno decisivo para el futuro de Colombia.

No existe un rostro único, pero la ruinosa realidad política, social y económica de la Venezuela actual brinda un contexto que permite agrupar un mosaico testimonial para tener una idea menos plana sobre lo que enfrentan y padecen en sus nuevas ciudades. En BOCAS quisimos abrir nuestras páginas para saber quiénes son, qué hacían antes, qué hacen ahora, cuándo llegaron, cómo se han adaptado, qué anhelan y qué los motiva a seguir en pie.

1. Samuel Salazar. 30 años

Soy licenciado en Turismo, en Venezuela fui asesor de viajes y agente de tráfico aéreo. Hoy trabajo haciendo domicilios con Rappi. Ser turista es fácil, pero ser emigrante es para valientes. A mí nunca se me había pasado por la mente vivir en otro país, las dificultades me empujaron. Fue una mala noticia para mis padres, un golpe fuerte, hoy tengo más de dos años sin abrazarlos, pero lo hice para darle un mejor futuro a mi familia.

¿Cómo fue el aterrizaje?

Al llegar a Colombia encontré un trabajo empacando maletas con una empresa en el Aeropuerto El Dorado, y pensé que allí comenzaría a despegar. Madrugaba todos los días a las cuatro de la mañana, trabajaba hasta las seis de la tarde. Se suponía que me pagarían diez mil pesos diarios por lo que durara mi período de pruebas, que fue de dos semanas. Al terminar me dijeron que no me necesitaban, y tampoco me pagaron. Eso me dio duro. Además de eso soy baterista profesional, estudié en el Instituto Universitario de Estudios Musicales; no es fácil dejar a tu familia y todo lo que tienes, renunciar a tu pasión y a tus sueños. Aquí he tenido que aprender a escribir mi nueva historia. Con lo que gano en Rappi me he logrado sostener y manejo mi tiempo. Estos procesos son buenos, te enseñan. Y los cambios no son de la noche a la mañana. Un árbol no lo rompes de un solo guamazo.

2. Glendys Edyanir Bernal Curvelo. 18 años

La crisis acabó con todo en Venezuela. Mi mamá padece artritis reumatoide, y cada vez se hacía más complicado conseguir medicamentos. Eso me llevó a emigrar, porque en Colombia puedes trabajar y ayudar a tu familia con lo poco que ganas; en mi caso, con las medicinas. Tampoco me quedaban esperanzas en mi país. Llegué a Colombia en junio del 2018. Allá era estudiante y aquí me gano la vida como pueda siempre que sea un trabajo honrado. Quiero hacer otras cosas, comenzando desde abajo, con esfuerzo.

¿Qué ha sido lo más difícil de este cambio?

Estar lejos de mi familia, no ver crecer a mis sobrinos, no poder disfrutar sus logros ni compartir sus tristezas. Aquí muchas veces no valoran lo que haces para ayudar a tu gente. Hasta hace poco trabajaba doce horas diarias como mesera en un bar, de tres de la tarde a tres de la mañana. Me pagaban apenas 254.000 pesos mensuales, pero lo hacía por necesidad. Una de esas noches se me acercó un cliente a pedirme el baño. Al salir, me preguntó cuánto le cobraba por una noche con él. Me indigné, pero con la buena educación que recibí en casa le dije que estaba equivocado, que yo no era esa clase de chicas. Entonces me agarró del brazo por la fuerza. Yo me asusté mucho. Como pude lo empuje. Él me decía que yo valía máximo diez mil pesos. Me ofendí porque aparte de ramera me llamó barata, y ahora lo cuento como si fuera un chiste, pero la verdad es que estaba aterrada. Por fortuna, los chicos del bar lo sacaron.

¿Conoce a otras chicas venezolanas a las que les haya pasado algo similar?

Sí. Hay personas de acá que creen que nos pueden ofender porque tenemos necesidades o porque andamos urgidas de dinero para sobrevivir. Yo respeto a las chicas que venden su cuerpo, pero no todas vinimos por lo mismo.

¿Y qué es lo mejor que le ha pasado desde que llegaste a Colombia?

Aprendí a valorar más cada cosa, por mínima que sea. He conocido gente excepcional, he aprendido de gastronomía y música; eso me ha convertido en un mejor ser humano.

3. Isaías Guillermo Gómez Villareal. 43 años

Soy arquitecto y artista plástico. En el 2016 fui víctima de extorsión por parte de un sindicato de construcción que irrumpió de manera violenta en una remodelación que estaba haciendo en Venezuela. Me amenazaron con un arma de fuego, querían una suma de dinero semanal impagable. Al seguir siendo acosado por estos delincuentes, di por cancelado mi contrato y no concluí la obra. Mi esposa y yo pertenecemos a la iglesia Católica, éramos vecinos conocidos y apoyábamos actividades de la oposición. Por eso y por algunas entrevistas en medios, los delincuentes me ubicaron y llegaron hasta mi hogar con amenazas. Además, mi esposa fue víctima de un secuestro express. Era inaguantable. Decidimos irnos de Venezuela. Hoy vivo en Risaralda y puedo decir que la tranquilidad de caminar sin angustia por las calles no tiene precio. El recibimiento de la iglesia en el sector donde vivo, la calidez y el respeto de las personas de mi comunidad ha sido muy positivo.

En Venezuela usted tenía una firma de construcción y remodelación. Aquí ha debido reinventarse, como muchos venezolanos.

Me ha tocado salir a la calle a vender comida de puerta en puerta, a trabajar de obrero o como ayudante por horas en alguna construcción; en fin, hacer cualquier cosa que se me presente para ganar dinero. Hoy me dedico al emprendimiento familiar: hago pasteles, vendo productos orgánicos y fabrico piezas decorativas. Ha sido difícil porque no he tenido la oportunidad de un empleo, pese a que cuento con el conocimiento académico, la experiencia, la capacidad y la voluntad, algunos dicen que es por mi edad, otros que es por mi nacionalidad.

¿Dejó familia en Venezuela?

Mi madre falleció en diciembre en Venezuela, mi hermana vive en Ecuador, solo somos dos hermanos. Casi toda mi familia está fuera. A esta noticia, que es devastadora para cualquier hijo, súmale que se presentaron situaciones que parecen sacadas de una novela macondiana de García Márquez. Mi impotencia es mayor porque no puedo viajar, tengo el pasaporte vencido a causa de las fallas y arbitrariedades de las autoridades venezolanas. Tampoco cuento con la solvencia económica que tenía antes, se me dificulta viajar por tierra, y más con la incertidumbre de no saber si me dejarán salir de mi país. El dolor es enorme. Yo quería sepultar a mi madre.

4. Victoria Eugenia Zamora Salazar. 29 años

Soy colombiana y llegué a Venezuela siendo una niña. Allá vivía en Punto Fijo, recientemente terminé una licenciatura en Comunicación Social, pero no pude asistir a mi acto de grado ni recibí mi título por tener mis documentos vencidos. Volví a Colombia en agosto del 2018.

¿Qué hacía en Venezuela?

Allá tenía un local de empanadas y arepas maracuchas. Me iba bien, pero comenzaron a escasear los alimentos; también el efectivo, y yo no tenía datáfono. En noviembre del 2017 me vi obligada a cerrar mi negocio. Me cansé cuando empecé a ver que todo estaba muy caótico y el dinero no alcanzaba; comprar queso o un cartón de huevos se convirtió en un lujo. Yo tengo una hija de diez años y uno de dos años y medio, no quiero que se acostumbren a una vida de mendigos, ni que sean mediocres ni que den lástima; quiero que vivan, no que sobrevivan. Por eso me devolví a Colombia, con el dolor de mi alma. Nací en Cali y amo mi país, pero la mitad de mi vida la pasé en Venezuela y eché raíces; allá siguen mis hijos.

¿Y a qué se dedica acá?

Trabajo cuidando niños, interna en un hogar de otra familia.

¿Ha logrado conseguir lo que buscaba en esta vuelta a su país?

Juro que cuando llegué no tenía ni un par de tenis, y hoy en día la que mantiene mi hogar en Venezuela soy yo. Le he podido enviar dinero a mi familia, les pude regalar sus estrenos navideños a mis niños, una ropita que no hubiera podido comprarles allá ni que trabajara durante todo el año. Hasta a mi esposo le pude comprar algo. Y yo me compré un celular, allá no lo hubiera logrado. Pero despegarte es muy difícil, nunca me había separado de mis hijos.

¿Vivió algo similar cuando su familia emigró a Venezuela?

Sí, yo sé lo que es dormir en el piso porque a mi familia le tocó cuando llegamos allá. Soy una guerrera, pero ¿sabes qué es duro? Darme un gusto aquí que yo sé que ellos allá no pueden, como comerme un tamal o una torta cuando me provoque. Y además está el miedo a recibir una llamada en la que me den una mala noticia, porque allá la gente se muere hasta por falta de jeringas en un hospital. Y yo tengo a mi mamá enferma. Ese miedo no desaparece.

“Te quiero a ti (I want you)” le dijo la cámara al ladrón

La europea llegó aproximadamente a las 11 de la mañana al Gran Plaza, el Centro Comercial más importante del norte de la Ciudad de Mérida, antes de que inauguraran las mega-estructuras de La Isla y The Harbor.

La extranjera pidió la mercancía que habían negociado meses atrás en el continente europeo y sacó el fajo de billetes de euros que traía consigo para concretar la negociación. La mujer, quincuagenaria o sexagenaria, entregó las valiosas prendas a la propietaria de la joyería yucateca y acto seguido prosiguió a retirarse.

Caminó tranquila por los pasillos de la Plaza y ya afuera, detuvo a un taxi del Frente Único de Trabajadores del Volante que la llevó hasta el Centro de la Ciudad. La extranjera entró al Oxxo que se encuentra a un costado de la Catedral y allí permaneció por otros minutos. Salió de nueva cuenta a la intemperie  para tomar otro taxi, en esta ocasión un Tsuru, que la llevó hasta la estación de autobuses conocida por sus tres letras: ADO.

En la terminal pidió un pasaje que la llevara inmediatamente hasta Cancún, pero n o tuvo éxito. La extranjera mostró su cólera al reprocharle a la mujer del mostrador pero no cambió su suerte: sencillamente no había pasajes para la ciudad turística del estado de Quintana Roo. La comerciante tuvo que volver a salir a la calle, parar por tercera ocasión un taxi, pero en esta ocasión el destino estaba a tres horas: El Aeropuerto Internacional de Cancún.

Al tiempo, a las tres de la tarde aproximadamente, la dueña de la Joyería de la Gran Plaza estaba contando los euros que había obtenido tras una cuantiosa venta, quizás la mejor del mes, o del año, o de toda su vida. No obstante, se percató de un gran detalle que es el punto neurálgico de esta historia, los seriales de los billetes estaban repetidos, es decir, le “metieron gato por liebre”, en dos palabras: billetes falsos.

La comerciante marcó al 911 y los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública comenzaron a reconstruir el caso a través de las cámaras de seguridad que están desplegadas en la ciudad de Mérida y en los arcos viales en la carretera que conecta a la capital yucateca con la metrópolis quinatarroense. A las diez de la noche, antes que el avión despegara con destino a una ciudad del viejo continente, la europea fue detenida y fue colocada a la disposición de las autoridades.

Ajusticiamiento en Progreso

El 23 de septiembre de 2018, era otro domingo rutinario en el municipio de Progreso. Los turistas colmaron el puerto, mientras que otros prefieren las playas más tranquilas de Chelem, Chuburná y Chicxulub. Sin embargo, esa rutina se vio interrumpida toda vez que un empresario de Quintana Roo fue ajusticiado en un restaurante de Chicxulub Puerto. Horas después, los cuatro sujetos que habrían  cometido el crimen, tres hombres y una mujer fueron detenidos en el retén de Teya.

De nueva cuenta, las pistas de los delincuentes fueron seguidas a través de las cámaras de los arcos carreteros.

Yucatán Seguro, ha sido y se pretende que siga haciendo con más cámaras en Mérida, Progreso, otros municipios. La estrategia contempla contar con más de doscientos arcos carreteros. En fin, de concretarse, estamos y seguiremos siendo observados.

En ocasiones, la política sí tiene palabra

“Yo propondría que los políticos no fueran personajes públicos”.

Jorge Luis Borges

Los diputados levantaron la mano e inmediatamente José Ariel Euán comenzó a llorar. El pleno del Congreso de Yucatán se mantenía en silencio mientras se escuchaba la fuerte respiración de un padre yucateco que sentía que le habían cumplido. A partir de ese momento, su pequeña hija, quien presenta una discapacidad al tener limitaciones psicomotoras por una lesión en el cerebro iba a poder a jugar con los otros niños en los parques infantiles.

El Poder Legislativo aprobó una iniciativa en la que invitan a los 106 municipios a tener aparatos adaptados para los niños con discapacidad en los parques infantiles. 

En la capital de este estado con una civilización originaria como la Maya, en Mérida, hay un sinfín de espacios destinados para la recreación de los niños. Incluso, Yucatán se vende como la excepción de México en temas como la seguridad.

José Ariel Euán y su hija

El 1 de julio de 2018 se celebraron las elecciones más grandes de la historia de la República Mexicana. Los electores tuvieron el poder de elegir en un mismo día a diputados locales, federales, senadores, alcaldes, gobernadores y al Presidente de la República.

En la campaña para ese elección, el entonces candidato priista para el Congreso del Estado, Felipe Cervera Hernández, visitó una colonia del distrito siete, al sur de la ciudad, donde se encontró con José Ariel Euán, sí, el mismo que lloró meses después en la sede del legislativo local. Este padre preocupado por la diversión de su pequeña le presentó su solicitud al político de trayectoria, quien venía de ocupar un puesto en el Congreso de la Unión y cuyo apellido tiene un peso importante en la historia de Yucatán por ser el hijo del fallecido ex gobernador, Víctor Cervera Pacheco.   

Luego de aquel encuentro, y teniendo a Cervera Hernández su curul en el legislativo, subió a la máxima tribuna política de Yucatán, para hacer valer su palabra empeñada. “El juego entre niños y niñas garantizan y fortalece su autoestima. Fomenta su satisfacción a la larga crea una sociedad más justa y tolerante. No está más decir que el tema guarda relación con la sociedad yucateca con contenido humanista y guarda relación con la dignidad humana. La modificación a la Constitución contempla que los parques sean acomodados para los niños y niñas con discapacidad y que puedan utilizar estos”, espetó el político.

Hasta ese momento Ariel Euán, como muchos ciudadanos en Yucatán, en México y en América Latina no había creído en la política ni en los políticos. “Era mucho lo que yo había pedido por mi hija que los parques tuvieran juegos para niños con discapacidad. Nunca había entendido el por qué no había esos juegos para niños”, alcanzó proferir con la voz entrecortada. “No creía. La verdad, no creía en la política y ahora ya empiezo a entender y creer en la palabra”.

Aunque en este mundo y en cualquier escenario, las palabras no tienen fuerza si no son acompañadas con los hechos.

¿Los patrocinios aumentan las ventas?

Por @mitodona

Esta es la eterna discusión entre los marketeros, sus homólogos de ventas y quizás uno que otro supervisor. ¿Realmente qué efecto tienen los patrocinios deportivos en las ventas?.

Antes de sumergirnos en las profundidades del análisis del temido ROI, creo que puede ser más útil un acercamiento más directo a la materia. Es evidente que la inversión en eventos deportivos y atletas, tiene un impacto directo en el conocimiento general de la marca, su identidad, la manera en que es percibida por los consumidores y el relacionamiento con los valores del patrocinado.

Si además, esa relación se ha construido sobre las bases correctas y hay un trabajo sólido en términos de contacto con el consumidor/fanático, podemos también decir que habrá una conexión emocional con esa marca, que fortalecerá también su existencia en el ecosistema del equipo o atleta.

Pero, si vamos al tema ventas, creo que hay dos caminos claros. Uno de mucho uso en los últimos meses, es la generación de leads mediante llamados a la acción, en las piezas publicitarias asociadas a esos patrocinios. Es decir, el tráfico que llega a los puntos de conversión monetaria, desde la publicidad a la venta. Ya sean digitales, telefónicos o físicos (Haz clic aquí para comprar/ Ingresa a / Llame a/ Visita nuestra tienda en/ Contacte a/ etc)

La otra vertiente va más directamente a la sociedad patrocinio/producto. Con creaciones de nuevas líneas de producto, empaques, estrategias o promociones netamente deportivas. De manera que el comportamiento absoluto de cualquiera de ellos puede ser atribuido únicamente al patrocinio.

Incluso esto ha servido para modificar algunos patrocinios de atletas, disminuyendo la inversión puntual o pago en metálico directo, para incluir una participación del atleta en el margen de utilidad del producto. Esto hace que el desempeño del producto en el mercado, vaya de la mano con el beneficio del atleta.

Según este artículo de Social Media Week, la firma de un nuevo patrocinio de atleta/celebridad impacta favorablemente las ventas de la marca, hasta en un 4% (en promedio). Además del impacto directo en el valor de las acciones de la empresa, si se cotiza en la bolsa.

¿Han tenido oportunidad de manejar algún caso similar en con sus marcas o productos? Espero sus comentarios.

Las Revoluciones son políticas, no humanitarias

“El SIDA siempre deberá ser el primer punto de nuestro programa político y práctico”

Koffi Annan/Ex Secretario General de la ONU y Premio Nobel de la Paz 2001

El primero de julio hubo una celebración nacional en México. Finalmente se había acabado el bipartidismo. El insistente candidato Andrés Manuel López Obrador recibió un apoyo abrumador en las urnas y con esta victoria electoral venía el cambio político, económico y social. Se vislumbraba un sexenio sin violaciones a los derechos humanos y donde los grupos más vulnerables iban a abandonar ese estado de indefensión.
Luego del uno de diciembre se anunció el inicio de una lucha contra la corrupción sin cuartel y sin medir las consecuencias. El padre de la cuarta transformación, es decir, algo así como una Revolución pero sin utilizar ese término tan popular en Cuba y Venezuela, vociferó que no le iba a renovar el contrato a los grandes laboratorios porque le representaba un alto costo al pueblo. Efectivamente, así fue.

En Unasse, Mérida

En un día a inicios de mayo, personal de la Unidad de Atención Psicológica, Sexológica y Educativa para el Crecimiento Personal convocó una rueda de prensa. Durante esos días, aún estaba (y sigue) la herida abierta en un amplio sector de la sociedad luego que el Congreso del Estado rechazara la iniciativa del Matrimonio Igualitario. José Gerardo Cabrera Reséndiz, Coordinador del Centro Comunitario para la Detección de VIH, fue el vocero de ese encuentro para dar a conocer que había una bomba de tiempo que podía dinamitar a las personas con VIH-SIDA, de Yucatán y de toda la República: “Hay antirretrovirales hasta el 30 de mayo”.

Cabrera Reséndiz es portador de VIH. En sus palabras marca la diferencia entre estas tres letras y
el sida. Argumenta que es portador del virus, pero que si no cumple con su riguroso tratamiento, el VIH podría sufrir una metamorfosis y pasar a ser la temible enfermedad que ha acabado con la
vida con miles de personas desde que se dio a conocer en el año de 1983.

López Obrador había roto relación comercial con el laboratorio que suministraba los antirretrovirales. No hubo plan B. En el encuentro en UNASSE, cerca del remate de Paseo de Montejo, los afectados externaron su angustia por un futuro incierto, por un porvenir sin tratamiento pero con VIH en la sangre.

Durante el 2018, se incrementó dramáticamente el número de personas con VIH en la República
de los Estados Unidos Mexicanos. El año anterior, se registraron 6.274 nuevos casos en personas
entre 15 y 24 años de edad. La estadística representa un incremento de 284 por ciento en comparación con el año 2010.


Llegó el 30 de mayo pero el gobierno federal tuvo que realizar una compra extraordinaria para evitar el inicio de una tragedia. Incluso, la transacción fue con el mismo farmacéutico acusado de
tener privilegios en los contratos con el anterior gobierno tricolor. Sin embargo, el calvario no ha terminado para las personas con VIH-SIDA. Ahora, hay antirretrovirales hasta el mes de septiembre.