¿Tiene fecha de caducidad la corrupción? Y otras interrogantes

Ya lo escucharon por Noticieros Cadena Rasa, la respuesta del presidente de la República, Andrès Manuel Lòpez Obrador ante el nuevo video divulgado en el que su hermano, Martìn Lòpez Obrador aparece recibiendo dinero en efectivo. El jefe de estado señaló que era “un video de otro tiempo”.
Ante esa aseveración, ¿Existe un tiempo adecuado para la corrupción? ¿Cuando eres oposición, la moral si te permite recibir dinero en efectivo? Cuando un hecho es expuesto si no es aclarado con precisión, las teorías pueden empezar a volar.
Ahora bien, es el segundo video en el que aparece un hermano del presidente de la República, el primero fue el de Pìo, recibiendo dinero del mismo personaje: David Leòn Romero. En el caso si eran otros tiempos y si en ambos casos no se estaba haciendo ningún ilícito, surgen otras interrogantes: ¿por què hay registro audiovisual de ambos videos? Los dos materiales no parecen que fuesen filmados por una cámara de seguridad sino por una cámara oculta, colocadas con la intención de dejar registro del momento. Entonces, de quien es la autoría del video ¿De David Leòn Romero? El personaje que se repite en ambas películas. O ¿es una práctica de la familia Lòpez Obrador?
Al hablar de combate a la corrupción nos podemos referir a Yucatàn. El Poder Judicial informó sobre la imputaciòn de once regidores del cabildo de Progreso por haber recibido presuntamente la cifra de 110 mil pesos para aprobar un contrato de prestación de servicio para el alumbrado público. El acto irregular data del 23 de noviembre de 2016 y la acusación involucra al entonces alcalde José Cortés Góngora. Después de casi cinco años, hay un procedimiento abierto en el sistema judicial. No ha caducado.

El derecho legítimo a la protesta

“La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado”.

Artículo 6 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos

El pasado sábado se registró una manifestación en contra de la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien estará en Yucatán el próximo martes para realizar su acostumbrada rueda de prensa conocida como “la mañanera” e inaugurar el inicio de las obras del tramo tres del Tren Maya, en pleno semáforo rojo por la pandemia del COVID-19.

La movilización ha generado opiniones encontradas en la sociedad yucateca, debido a que se realizó en vehículos y recorrió las principales calles del poniente de Mérida hasta llegar al Monumento de la Patria, en la avenida Paseo de Montejo.

Algunas de las opiniones en contra no cuestionan el objetivo de la protesta sino la forma, es decir que los quejosos iban a bordo de vehículos, algunos de ellos, los más ostentosos del mercado como Audi, Mercedes Benz, entre otros. En fin, el motivo de la movilización de los coches como las expresiones en contra de la protesta, evidencian una profunda polarización en la sociedad yucateca por razones políticas y por contexto social. Esta división cumple con la analogía de la bola de arena, la cual comenzó siendo pequeña y que ha venido agigantándose de manera exponencial.

El artículo sexto de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos contempla el derecho legítimo a la manifestación, sea en carro, a pie, rico o pobre. Todos tienen derecho a disentir y por mandato constitucional debe ser respetado.

Ahora bien la política es como un juego de beisbol. Hay equipos que definen sus estrategias para ganar y cada espectador en el estadio es un manager que avala o cuestiona la decisión de los managers.

El presidente de la República no le habla en sus “mañaneras”, o en sus alocuciones públicas, a los que precisamente se movilizaron el sábado en sus coches. Cuando lanzó los programas federales para los desocupados, para los adultos mayores, para las personas con discapacidad, para los productores, para los campesinos, etc, no lo hizo pensando en este sector de la población. Abono para la polarización. El mandatario le habla a los del sur de Mérida, a los que se mueven en camión, a los que tienen poco y necesitan ayuda. Incluso, esto se evidencia en la contingencia por el COVID-19. El mandatario asegura que el virus está controlado, que la curva va hacia abajo, pero ante cualquier cuestionamiento que genera profundidad en el tema, como un posible desabasto de insumos en los hospitales, la interrogante debe ser respondida por el Sub-Secretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien también tiene “otros datos”, de hecho fue precisamente el quien mostró que todo el mapa de México sigue en el color rojo del semáforo, pese a que entramos a la nueva normalidad.

Sin embargo, ese sector de la población a la que le habla el presidente, aún es mayoría en el país. Pero un país es de todos y eso incluye a todos, no a la mayoría. Algunas de las opiniones en rechazo a la protesta del sábado es que los empresarios están viendo sus intereses afectados, aunque el verdadero motivo de la manifestación era el desacuerdo con la figura de Jefe de Estado por su visita en el punto álgido de la pandemia.

En el supuesto caso de que los empresarios sí se vean afectados, no se puede desestimar su derecho a la  protesta. Se puede estar en desacuerdo con ellos, pero son ellos los que generan los empleos. A tal punto que, aún en la pandemia, los pescadores han salido a capturar las especies de mar y los productores del campo han podido sembrar, pero no hay quien compre el fruto de su trabajo pues el comercio se encuentra paralizado por la cuarentena.

Ahora bien, los quejosos también tienen que incluir a todos. En la estrategia de la política, deben sumar fuerza con los del sur, los beneficiados de los programas federales, de lo contrario, habrá dos México con fronteras definidas, siendo el otro grupo el mayoritario en el momento de la contienda, es decir, en las elecciones.