1,500 mascarillas al día elaborarán reos del Cereso Mérida

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La maquiladora que se encuentra dentro del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Mérida se activará para iniciar la producción de mascarillas de uso quirúrgico, mismas que se han convertido en un artículo indispensable en el área médica y que han escaseado a nivel mundial ante la contingencia por el coronavirus Covid-19.

Así lo anunció el Gobierno del Estado de Yucatán este jueves, al indicar que las autoridades del recinto penitenciario ya han recibido la dotación necesaria para que los reos se pongan manos a la obra.

Los insumos entregados son: rollos de tela de algodón y elástico comercial. La Subsecretaría de Prevención y Reinserción Social informó que, con la tela entregada, que cumple con las especificaciones que se requieren para el área médica y de la salud, los internos del penal meridano estiman confeccionar 1,500 piezas por día, para lo cual contarán con el apoyo de 35 máquinas de coser.

Desde que inició la contingencia, estas prendas han alcanzado precios muy por arriba de su valor común y los establecimientos dedicados a su comercialización han reportado desabasto. Por esta razón el ejecutivo estatal instruyó para que las personas que trabajan en la maquiladora del Cereso Mérida comiencen con la fabricación de estos cubrebocas.

“Por lo pronto, apenas recibieron los rollos de tela comenzaron con el corte de la misma y de inmediato inició la elaboración de las mascarillas quirúrgicas, que son básicas para proteger al personal médico y a los pacientes durante los procesos de atención a la salud”, explicó en un comunicado el Gobierno del Estado.

Cabe señalar que, tras ser elaborados, los cubrebocas pasarán por un proceso de esterilización para después poder ser usados por el personal médico del estado.

De igual manera, el Gobierno del Estado trabaja en coordinación con la delegación Yucatán de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) para que productores textiles de diferentes municipios del estado se sumen a la tarea de confeccionar cubrebocas que cumplan con los requisitos para el área médica y de la salud, lo que también ayudará económicamente a quienes han dejado de percibir por la baja de venta de guayaberas y ropas típicas.