“Aún no hemos podido ver a mi mamá”

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Luego de más de una semana de que Ethel Trujillo regresara a suelo meridano, esta maestra yucateca todavía se encuentra en un estado crítico aunque ha evolucionado satisfactoriamente. Sus hijos no aún no la han podido ver debido a que la docente de 75 años de edad se encuentra en una zona restringida de un hospital de Mérida, donde está siendo atendida día y noche por especialistas que fueron capacitados recientemente para atender la emergencia por el coronavirus COVID-19.

 “Nosotros no hemos podido verla porque es un área restringida del hospital, No se permite paso de visitas, y el personal médico que está asignado a estas tareas es el que puede entrar y nos ha informado sobre su evolución y lo que esperamos es que pronto pueda regresar a casa”, comentó a Cadena Rasa el hijo de Doña Ethel y Don Isaías, Gabriel Rodríguez. “Estamos esperando que la declaren pues, no curada pero que sí hayan pasado los síntomas y que pueda terminar su periodo de convalecencia en casa”, esbozó uno de los hijos Trujillo.

Como se recordará, Ethel Trujillo viajó con su esposo Isaías, al Cusco, región turista y milenaria de Perú para cumplir con una convivencia religiosa. Lamentablemente, en territorio andino, Don Isaías fue diagnosticado con el coronavirus y terminó perdiendo la vida en el país sumaremicano. Entretanto, la ahora viuda, estuvo aislada en una habitación de hotel a la espera de un diagnóstico. Luego de también dar positivo de COVID 19, el gobierno de Yucatán gestionó el regreso de Doña Ethel a través del Gobierno de México. El pasado 31 de marzo, a través de un avión de la Fuerte Aérea Mexicana, pudo regresar a su natal Yucatán.

“Mi mamá se encuentra hospitalizada aún. De acuerdo con los que nos han comentado los médicos que las están tratando en el hospital. Ella he tenido una evolución favorable, le están proporcionando tratamiento, le están dando sus medicinas, entonces lo que ellos nos comentan es que sigue delicada pero evolucionando favorablemente”, dijo uno de sus descendientes a través de la radio.

Trujillo, una docente jubilada, ya suma 75 años de edad y se encuentra adentro del grupo que es considerado vulnerable al ser contagiada con Covid-19. Sus hijos está conscientes de la situación y reconocen que la espera puede ser larga, para ver de nueva cuenta a su madre en la sala de su casa. “Entendemos la situación en la que ella está. El tipo de enfermedad y es algo en lo que no se espera una recuperación inmediata pero de acuerdo con lo que nos han dicho, es que ella está bien, se encuentra de buen ánimo, que ha evolucionado satisfactoriamente pero solo con los que nos han dicho, hay que tomarlo con las reservas pertinentes porque al final de cuenta es una enfermedad de la que ella está convaleciendo”, explicó Rodríguez.