Un desolado panorama en la reapertura de las plazas comerciales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La fuente de la Plaza The Harbor estaba de nueva cuenta en funcionamiento, sin embargo tenía muy pocos espectadores. Todas las puertas de acceso no estaban abiertas, aunque al tomar en cuenta el flujo de personas tampoco lo ameritaba.
Esta plaza comercial que fue inaugurada al inicio de la administración del gobernador Mauricio Vila Dosal y que se encuentra al extremo norte de la ciudad de Mérida, cumplió con la cita de volver abrir al público luego de cinco meses de pandemia. Sin embargo, su apariencia se detuvo en el mes de marzo, cuando le tocó cerrar como medida de prevención para evitar contagios de coronavirus.


En el pasillo de planta baja, unos dulces conocidos como “macarrones” siguen atrapados en una vitrina, sin que nadie los custodie. Lo mismo ocurre con una tienda de ropa ubicada en un pequeño kiosco en el medio del pasillo, con una tela que va perdiendo el esplendor del blanco para ser un poco más percutido.
Sin embargo, aunque los pasillos se mostraron desolados, algunas de las tiendas más importantes de esta ostentosa plaza sí le apostaron a la reapertura de las actividades, como Telcel, Santa Clara, Chapur (Excepto el restaurante), Charly, entre otras. Asimismo, una tienda de helados y café, que se encuentra contigua a una de las salidas a la fuente, estaba abierta al público pero en horas de la tarde su oferta era muy limitada, que incluso se podría decir casi nula.


El mejor ambiente se registró en una venta de cosméticos para mujeres. Sus trabajadoras, tal como ocurre en el centro de Mérida, invadieron el pasillo central en busca de captar a los primeros clientes de esta reactivación económica segura.
En paralelo, el gerente de una barbería para caballeros, señaló que decidieron apostar a Yucatán y de las posibilidades que existen para recuperar la inversión. “Tuvimos cinco meses sin producir, siempre nos cobraron la renta pero esto es una barbería de alto prestigio y aquí estamos para atender a los yucatecos”, dijo el empleado.