“Te quiero a ti (I want you)” le dijo la cámara al ladrón

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La europea llegó aproximadamente a las 11 de la mañana al Gran Plaza, el Centro Comercial más importante del norte de la Ciudad de Mérida, antes de que inauguraran las mega-estructuras de La Isla y The Harbor.

La extranjera pidió la mercancía que habían negociado meses atrás en el continente europeo y sacó el fajo de billetes de euros que traía consigo para concretar la negociación. La mujer, quincuagenaria o sexagenaria, entregó las valiosas prendas a la propietaria de la joyería yucateca y acto seguido prosiguió a retirarse.

Caminó tranquila por los pasillos de la Plaza y ya afuera, detuvo a un taxi del Frente Único de Trabajadores del Volante que la llevó hasta el Centro de la Ciudad. La extranjera entró al Oxxo que se encuentra a un costado de la Catedral y allí permaneció por otros minutos. Salió de nueva cuenta a la intemperie  para tomar otro taxi, en esta ocasión un Tsuru, que la llevó hasta la estación de autobuses conocida por sus tres letras: ADO.

En la terminal pidió un pasaje que la llevara inmediatamente hasta Cancún, pero n o tuvo éxito. La extranjera mostró su cólera al reprocharle a la mujer del mostrador pero no cambió su suerte: sencillamente no había pasajes para la ciudad turística del estado de Quintana Roo. La comerciante tuvo que volver a salir a la calle, parar por tercera ocasión un taxi, pero en esta ocasión el destino estaba a tres horas: El Aeropuerto Internacional de Cancún.

Al tiempo, a las tres de la tarde aproximadamente, la dueña de la Joyería de la Gran Plaza estaba contando los euros que había obtenido tras una cuantiosa venta, quizás la mejor del mes, o del año, o de toda su vida. No obstante, se percató de un gran detalle que es el punto neurálgico de esta historia, los seriales de los billetes estaban repetidos, es decir, le “metieron gato por liebre”, en dos palabras: billetes falsos.

La comerciante marcó al 911 y los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública comenzaron a reconstruir el caso a través de las cámaras de seguridad que están desplegadas en la ciudad de Mérida y en los arcos viales en la carretera que conecta a la capital yucateca con la metrópolis quinatarroense. A las diez de la noche, antes que el avión despegara con destino a una ciudad del viejo continente, la europea fue detenida y fue colocada a la disposición de las autoridades.

Ajusticiamiento en Progreso

El 23 de septiembre de 2018, era otro domingo rutinario en el municipio de Progreso. Los turistas colmaron el puerto, mientras que otros prefieren las playas más tranquilas de Chelem, Chuburná y Chicxulub. Sin embargo, esa rutina se vio interrumpida toda vez que un empresario de Quintana Roo fue ajusticiado en un restaurante de Chicxulub Puerto. Horas después, los cuatro sujetos que habrían  cometido el crimen, tres hombres y una mujer fueron detenidos en el retén de Teya.

De nueva cuenta, las pistas de los delincuentes fueron seguidas a través de las cámaras de los arcos carreteros.

Yucatán Seguro, ha sido y se pretende que siga haciendo con más cámaras en Mérida, Progreso, otros municipios. La estrategia contempla contar con más de doscientos arcos carreteros. En fin, de concretarse, estamos y seguiremos siendo observados.