“El desabasto no es político es real”

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Este miércoles se cumplió con la convocatoria de una jornada nacional de protestas para exigir el abasto de medicamentos para los niños con cáncer y al tiempo, rechazar la politización de este tema. La cita en Mérida fue en el Monumento de la Patria, donde se concentraron a las ocho de la mañana con indumentaria negra y algunas pancartas.

Alia Pérez Mena, madre de una niña que es atendida en el Instituto Mexicano del Seguro Social, reiteró si rechazo al calificativo de “golpista”, proferido por el Sub-Secretario de Prevención y Promoción de Salud Pública, Hugo López Gatell. “Somos padres de familia con hijos con cáncer, sin otros fines más que conseguir una quimioterapia para los niños”, dijo a un costado del Monumento que le da la bienvenida a la avenida Paseo de Montejo. “Creo que si fuéramos golpistas nos veríamos como tal, somos papás de niños con cáncer eso somos”, remató.

Lorena Padrón fue otra de las asistentes de la concentración. Su hija tiene seis años de tratamiento contra el cáncer y teme que el desabasto le genere una interrupción en su proceso para vencer a la enfermedad. “Mi hija realmente necesita el tratamiento, si no se lo ponen sufre dificultades, es de por vida recibirlo, y no sabemos lo que va a suceder, por eso estamos aquí para que no haya el desabasto”, espetó en la concentración. “El doctor nos ha dicho que puede suceder muchas cosas si no recibe sus medicamentos a tiempo, hasta irse es lo que puede suceder realmente”, agregó esta madre con semblante de preocupación.

El mismo temor mostró María Elena Olivo Hernández. Ella asegura que no consigue los medicamentos que necesita su hija y en su rostro evidenciaba la preocupación de una madre por la salud de su pequeña. “Ni en México, ni en Cancún ni en Mérida, estamos sufriendo por nuestros hijos porque la verdad es que no hay medicamentos ni caducados, no los niegan a veces, entonces que podemos hacer”, declaró ante la pregunta de los medios. “Mi hija tiene 13 años y tiene cáncer en la sangre. Queremos que nos apoyen para que no les falté nada. Gracias a Dios la fundación Amanc nos apoya, ya no queremos que mueran muchos niños y niñas., queremos que nuestros hijos salgan adelante porque ya aquí no hay medicamentos”, vociferó.