El parque de “La Plancha” aún no está planchado

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Los habitantes de la calle que se encuentra justo al frente del parque “Artículo 123”  en la ciudad de Mérida viven con el temor que en un abrir y cerrar de ojos puedan perder la propiedad que ellos llaman “casa”. El Gobierno Federal les está solicitando reubicar sus hogares para poder construir en esa zona la terminal del Tren Maya y un gran parque.

El tema ya tiene varias semanas en discusión sin que haya un entendimiento entre las partes, es decir los vecinos de 7 de 10 casas que hay en el lugar y FONATUR, en representación del Gobierno Federal. Incluso, el viernes se esperaba la visita de María Luisa Albores, titular de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien supuestamente iba hablar con los habitantes de la referida calle, pero los propios afectados alegaron que no hubo visita alguna por parte de un alto funcionario.

 El origen del problema

Los vecinos de La Plancha que quieren ser reubicados no poseen documentos de propiedad debido a que esas casas fueron heredadas luego de pertenecer a sus padres o abuelos, quienes se dedicaban al trabajo de los ferrocarriles. Incluso, Félix Rubio Villanueva, presidente del colectivo Gran Parque de la Plancha, recordó que las casas en cuestión era anteriormente un hospital y que los predios fueron cedidos a los trabajadores como parte de sus retribuciones.

El gobernador del estado, Mauricio Vila Dosal, indicó que le van a presentar una propuesta al Gobierno Federal, al reconocer la autoría sobre esta zona de la capital yucateca. “Ese terreno es del Gobierno Federal, ellos son los que se deciden qué hacen, siempre y cuando respeten el uso de suelo y el uso de suelo siempre ha sido una estación de trenes durante su historia”, comentó el jefe del ejecutivo yucateco. “Y nosotros lo que hemos platicado con el Gobierno Federal es que esa área pueda ser un parque. Y hemos dicho que puede ser dos cosas, en un 70 por ciento un parque y en un 30 por ciento en una estación de tren con su desarrollo inmobiliario”, agregó Vila Dosal.

No obstante, el mandatario yucateco también planteó la necesidad de escuchar a los vecinos de La Plancha y especialmente respetar la voluntad de estos. “Platicar con los vecinos para ver si se reubican por la misma zona, a ver si están dispuestos a vender sus casas o ser reubicados en otros lados” consideró Vila. “Pero también existe la posibilidad de que se quieran quedar allá y si se quieren quedar, lo harán y el proyecto se tendrá que ajustar. En ese sentido quien decidirá qué hacer con sus propiedades serán los vecinos”, terció el gobernador.

Aseguran ser amedrentados

Entretanto, las horas pasan en medio de la zozobra para los vecinos del sector con el peligro latente de ser desalojados de las casas donde guardan todos sus recuerdos. Algunos de los que viven ahí, ese predio al frente del parque “Artículo 123” es el lugar donde jugaron con sus padres o abuelos ya fallecidos. Representa las remembranzas de la infancia y donde ahora están dando los primeros pasos sus hijos.

“Los de FONATUR siguen con sus mesas de diálogo con todos los vecinos ofreciéndoles una reubicación con sus escrituras en la parte de la 46, nos ofrecen menos de lo que nosotros tenemos y no estamos de acuerdo”, dijo una de las afectadas bajo el anonimato por temor de sufrir más presión por parte del máximo nivel de gobierno. “Ellos son los primeros que nos dicen que nosotros en nuestras casas no tenemos derecho por que no es de nosotros que es propiedad federal”, prosiguió la persona.

En este escenario, hay algunos que ya aceptaron la propuesta de FONATUR no por estar de acuerdo con la propuesta de reubicación sino por temar de enfrentarse con el poder. “Vino una persona llamada Lilian Herrera a decirnos que tenemos que aceptar los que nos ofrecen por que no se puede hacer nada con la máxima autoridad y la señora ya fue convencida por los de FONATUR porque no tenemos otra opción”, rememoró la fuente.