El sueño frustrado de Las Américas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando las Américas sólo era un proyecto, los planos tuvieron que ser revisados por la entonces presidente municipal de Mérida, Ana Rosa Payán. Tiempo después, la ex alcaldesa reconoce que la empresa constructora, Sadasi, ofrecía un plan habitacional futurista con un sistema de cables subterráneo y no vulnerable ante los huracanes.

Este 2020 demostró que el sueño de las Américas no era tan promisorio. La tormenta tropical Cristóbal dejó algunas calles inundadas. Esta situación se empeoró posteriormente con las precipitaciones que se generaron con la tormenta Gamma y el huracán Delta. En las Américas II, el agua llegó hasta la altura de las rodillas e invadió los hogares para afectar aparatos electrónicos, muebles, además de los daños en los automóviles. “Imagínate, la casa que debe ser el lugar de paz, para nosotros es como estar adentro de una bomba, con el miedo de sufrir una descarga eléctrica”, decía Carlos Salazar, vecino de este sector del norte de Mérida.

Tras un intenso operativo encabezado por el Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Mérida y también con la empresa responsable de la construcción de las casas, un desfile de pipas circulaó por las Américas y retirar el agua del lugar. El drama en el lugar parecía que llegaba a su fin.

Sin embargo, luego vino Zeta. Ante la proximidad del fenómeno, las autoridades junto con Sadasi, llevaron a cabo un operativo con las pipas para recoger el agua mientras caía la lluvia y evitar que se repitieran las escenas que dejó el paso de Delta. No obstante, dos días después, no previnieron lo que podía ocurrir toda vez que el frente frío número nueve generó una intensa precipitación que volvió a anegar a las Américas.

Tras una semana, el agua aún está a la altura de los tobillos. Los expertos acusan la saturación del manto freático, una hipótesis del problema que es aceptada por los vecinos. Pero, también les exigen a la empresa responsable que pasen de la inacción a la acción para que se garantice la calidad de vida de los habitantes del norte de Mérida. Esto, con la construcción de pozos y que se responsabilice por las afectaciones en el interior de los hogares.

Tania Pineda, líder vecinal de las Américas, aseguró que las lluvias dejaron al descubierto supuestas irregularidades en las edificaciones de los hogares que son consideradas de alta plusvalía. Incluso, de los fraccionamientos construidos por Sadasi, las casas de las Américas son las de mayor valor, en comparación con los Héroes y Paseo de Tixcacal.