La superficie del paso deprimido subirá 1,5 metros

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El alcalde Renán Barrera Concha recibió tres recomendaciones para recuperar el paso deprimido que se encuentra entre Circuito Colonias y Prolongación de Paseo de Montejo que ya tiene más de cuatro meses clausurado tras las afectaciones de los huracanes Delta y Zeta del 2020.

Tras evaluar las opciones que dieron los ingenieros adscritos al Colegio de Profesionales de este gremio, el primer edil anunció que el Ayuntamiento que dirige se decantó por la segunda opción. “De la propuesta de elevar el nivel de los carriles inferiores y conservar los carriles superiores y adecuar los accesos a la glorieta. Además de trabajar de manera integral en la zona con el fin de definir vías alternas que permitan una mejor movilidad. En un par de días estaré llevando esta propuesta con permiso de licitación”, dijo en rueda de prensa el presidente municipal de la capital yucateca.

Esta propuesta fue explicada a fondo por el ingeniero Jorge Arcila Arjona, Ex presidente del Colegio de Ingenieros y miembro del consejo de honor, junto con otras dos propuestas que por el momento no son viables para el conocido paso deprimido. “Se establece elevar el nivel de los carriles inferiores y conservar los carriles superiores como también adecuar los accesos a la glorieta. Esta recomendación de elevar la superficie de rodamiento, logra instalar una membrana hermética que succiones para evitar filtraciones del subsuelo y permite aprovechar el espacio debajo de los carriles inferiores para construir un nuevo cárcamo que garantice esa hermetizado necesario”, explicó el especialista.

La opción dos, elegida por Barrera Concha y su equipo de trabajo tendrá una inversión entre 45 y 50 millones de pesos. El primer edil aseguró que su administración evaluó todas las sugerencias que llegaron al Palacio Municipal, por parte de profesionales o de la ciudadanía en general. “Desde un principio hemos dado seguimiento a cada una de las ciudadanas propuestas y condiciones que nos han permitido llegar a este lugar. No es una propuesta unilateral por parte de la autoridad, sino un planteamiento propio sino de un trabajo consensuado para tomar las mejores decisiones para la ciudad”, esgrimió.

Ahora, la decisión la tendrá el cabildo meridano para aprobar el proyecto y el presupuesto.