Los servicios fúnebres también son a domicilio

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La pandemia del COVID 19  cambió la vida de los ciudadanos y por si fuera poco, también la muerte. Y así como los restaurantes cambiaron las mesas y las sillas por un servicio a domicilio con empresas de aplicaciones telefónicas, ahora las funerarias también ofrecen servicios en los hogares.

Aunque la muerte es dolorosa y áspera, Víctor Vallejos, quien precisamente trabaja con los cuerpos post mortem, es todo lo contrario, por el hilo telefónico esboza amabilidad y generosidad. Este yucateco es el gerente general de Funeraria Mérida y en medio de una llamada telefónica explicó que la contingencia por el coronavirus también modificó la forma en que las personas tienen que llorar a sus difuntos. “la gente no sigue mucho las reglas que se le imponen a la hora de que te contratan, se les explica que en el caso de una velación, no pueden tener personas de la tercera o edad o niños y es lo primero que tienes aquí”, explicó el ejecutivo fúnebre.

Vallejo dice que cuando tienen que prestar un servicio por una persona que se adelantó por COVID-19, se ven en la obligación de aplicar el protocolo, es decir, buscar el cuerpo y cremarlo.” Nuestro costo es el mismo si el fallecimiento es por COVID o no COVID, claro primero preguntamos la causa de la muerte”, relató Vallejo al precisar que la tarifa es de 12 mil pesos.

Sin embargo, cuando el deceso se produce por causas naturales u otras enfermedades, esta empresa también brinda servicio a domicilio.” Hay mucha gente que te dice oye me gustaría que este un rato en la casa mientras nosotros tramitamos, y ya después vamos por él y se crema, a veces no hay muchos familiares o están guardando la cuarentena y prefieren no salir”, explicó.

El gerente general de Funerarias Mérida y que también administran la “López Macari”, señaló que en la mayoría de estos servicios a domicilio, los familiares del finado prefieren vestir y arreglar al ser querido. “Nosotros vamos ya hacemos el servicio de –taponeo-, ese servicio es colocar los algodones en la nariz y en otras partes del cuerpo para que se vea bien el difunto”, remató.

Varían los precios en las cremaciones

En otras funerarias de la ciudad de Mérida, también ofrecen diversos precios por los servicios de cremación. En la funeraria Perches de la calle 59 del Centro Histórico de la capital, incinerar un cadáver que haya adquirido esta condición por COVID tiene un costo de 12 mil pesos, una tarifa que disminuye si el deceso obedeció a otras razones.  “El servicio de cremación sale en 10 mil quinientos, todo el servicio, lo que es buscar el cuerpo, traerlo, un ataúd metálico siempre y cuando sea por una muerte natural, la urna para las cenizas, tramite en el registro civil y la carrera del cuerpo con las flores”, dijo el encargado.

Entretanto, en otro negocio que trabaja con ataúdes y cuerpos sin signos vitales en la calle 66, también ofrecen diferentes precios, de acuerdo con la situación. “Si piensan velarlo aquí en la funeraria son 12 mil 600 pesos  y si no piensan velarlo se mantiene el precio de 9600 pesos”, dijo el interlocutor quien agregó que esta última tarifa también es el costo por llevar a un fallecido por COVID-19 al horno de cremación.