“Me he llevado la sorpresa de que no hay agua potable en Mérida”: Ramírez Marín

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Jorge Carlos Ramírez Marín, candidato a la alcaldía de Mérida por el PRI y PRD, terminó el evento de este sábado en la Colonia Alemán para incentivar el desarrollo de espacios para las abejas y colibríes e inmediatamente comenzó a intercambiar palabras con los vecinos. El senador con licencia no se muestra apurado, escucha atentamente y responde con una posible solución o los invita a  creer en sus propuestas para el Ayuntamiento de Mérida.

Al ser interrogado sobre el avance de la campaña, señala que se ha llevado una sorpresa al caminar por las calles de la ciudad blanca. “Tenemos que hacer algo con el agua potable, no llega, no sube, es insuficiente, los ciudadanos pasan días sin tener el agua potable. Ya desde hace años no se decía que faltaba el agua en Mérida”, dijo el abanderado por el tricolor para el cargo más importante que se va a disputar en las elecciones del 6 de junio en Yucatán. “Esta denuncia del agua ha sido reiterativa, algo está pasando”, remató Ramírez Marín.

El candidato con un amplio currículum como legislador federal está consciente que si llega a ocupar el Palacio Municipal en sus manos no estará la solución del agua, debido a que la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán es competencia del Gobierno del Estado. “Pero son los ciudadanos de Mérida, el Ayuntamiento le debe preguntar a la Japay qué es lo que está pasando”, comentó el priísta. “Porque si es por los permisos de construcción que están otorgando tiene algo que ver con la conexión. Si se tiene que ver con un agotamiento del manto pues algo debemos hacer, si tiene que ver con las fugas en la red de agua potable alguien nos tiene que dar un diagnostico”, espetó Marín.

Ramírez Marín, quien ha externado sus vivencias en Mérida y en otros puntos de la República a través de su dilatada carrera política, señaló que la escasez de los recursos naturales no formaban parte del sello de la capital yucateca.  “Al menos que nos queramos convertirnos en Ecatepec, donde nunca hay agua y si no hacemos nada no nos quejemos después si nos convertimos en Ecatepec”, concluyó.