Vacunas y también anarquía en Progreso

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Confusión, desorden, desesperación y un sol inclemente formaron parte de las características de la primera jornada de vacunación en el municipio de Progreso. La jornada comenzó con mal pie en horas de la madrugada cuando convocaron a los ciudadanos a formarse al frente del Palacio Municipal de Progreso. El llamado incluía a todos los que se habían dado de alta en la página del Gobierno Federal y a los que no.

 “La convocatoria era para ir al palacio municipal de 9 a 4 dela tarde”, rememoró Virginia Castillo Verde. “Estuve en el Palacio desde las cinco de la mañana, estaba yo de tercera. Se dieron las 9 de la mañana y nunca se asomaron. Luego alguien dijo que solo estaban prestando la instalación y que ellos no tenían ninguna competencia en las vacunas”, dijo la señora que pertenecía a la tercera edad y que buscaba ser vacunada junto con su esposo y suegro.

Luego de una espera de más de cuatro horas, les notificaron que las vacunas no estaban en la sede del Ayuntamiento, sino en el Centro de Salud del municipio y en la secundaria Carlos Marx de Progreso. “Cuando llegamos acá yo traigo a mi suegro que es una persona ya mayor y que está en silla de ruedas y nos dicen que nadie sabe nada, que regresemos a las cinco de la tarde para que nos anoten en una lista para mañana y otros nos dicen que no, porque si sobran vacunas nos las van aplicar”, explicó Castillo Verde mientras estaba en la fila a escasos metros del nosocomio, mientras aguantaba las inclemencias del tiempo.

En el Centro de Salud aumentó el desánimo de los ciudadanos. Además de la espera, el sol formaba parte del caliente escenario. Los adultos mayores le reclamaban orden a los Servidores de la Nación, tal como son identificados. El esposo de Castillo Verde intentaba hablar con los trabajadores identificados por los colores del Gobierno Federal en busca de una certeza que era esquiva para esa hora del día.

Luego de horas de cola y de recibir los rayos ultravioleta del sol, la respuesta por parte de los funcionarios de la 4T fue que les iban a entregar una ficha para que la vacunación se pudiera concretar al día siguiente. Esta indicación estaba dirigida para las personas que no registraron su identificación en el portal de vacunas del Gobierno de México.. Asimismo, los que sí se registraron, tenían las mismas quejas porque tampoco habían recibido la inmunización. “Porque estoy inscrita y ando desde las cinco de la mañana pero me dieron mal la información, me dijeron que era en Chelem y no es en Chelem, es acá” vociferó Teresa Chávez Miranda.

Cuando el sol estaba en su punto más álgido, las personas empezaron a perder la paciencia y los reclamos subieron de tono ante los Servidores de la Nación. “Pues no estás viendo lo que está ocurriendo, que los servidores de la nación les están entregando las fichas a los que ellos quieran y a todos nosotros que estamos en la cola ya nos saltaron, porque ya hicieron otra cola y a nosotros nos dejaron como pendejos parados”, exclamaba a gritos Roberto Muñoz.

Tras la intervención del Secretario de Salud Estatal, Mauricio Sauri Vivas, el proceso se normalizó y los que esperaban fueron colocados bajo una lona mientras definían su futuro en cuanto al día en el que podían recibir una de las dosis de Pfizer.