Inició campaña de donación para los niños con cáncer en Yucatán

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Aunque las manecillas de reloj marcan el avance del tiempo, para los niños con cáncer las horas, los minutos y los segundos pueden ir en sentido contrario y la cuenta puede ser regresiva. Así de cruel se puede convertir esta enfermedad que de no tratarse a tiempo, resulta mortal. Es por ello que ante el desabasto de medicamentos, la fundación Amanc en Yucatán, inició una campaña en la que se les invita a los ciudadanos a donar para poder comprar los fármacos que se necesitan para las sesiones de quimioterapia de los infantes.

“Ahorita estamos haciendo una campaña de donadora para que el dinero que se recaude sea exclusivamente para comprar los medicamentos”, dijo Marisa Goff Rodríguez, presidenta de la fundación. Las ayudas se van a canalizar a través del sitio web: https://donadora.org/campanas/unidos-ninos-cancer.

Extensión de un desabasto que se convierte en agonía

El desabasto de medicamentos ya cumple más de un año. Esta situación se originó cuando el Gobierno Federal cambió las reglas de operaciones para las compras consolidadas de los fármacos al aducir supuestos casos de corrupción.  “Todavía seguimos con el desabasto de medicamentos, hoy nos pueden decir si tenemos medicamentos y ya mañana ya no hay, nos pueden decir que en cuatro días llegan los medicamentos y en un mes ya no hay”, comentó Goff Rodríguez, quien ha sido una de las encargadas de comprar los medicamentos a través de la fundación para los niños con tratamientos oncológicos.

Contra el desbasto y la inflación

La directora de Amanc apeló a la solidaridad de los yucatecos para poder seguir atendiendo la demanda y que los infantes puedan cumplir con los diferentes tratamientos. Sin embargo, como en cualquier operación de oferta y demanda, cuando este último supera al primero, se genera el efecto de inflación.  “Las Citarabinas cuestan mil quinientos, lógicamente con el tema del desabasto todos los precios se han elevado. Una Citarabina que costaba entre 300 o 400 pesos yo las compro en mil quinientos pesos”, argumentó la benefactora.  

Versión del robo

Desde hace una semana, surgió en la Ciudad de México por parte de las autoridades, incluyendo a Claudia Sheibaum, Jefa de Gobierno capitalina, la versión de un robo de los fármacos que iban a ser distribuidos en los diferentes hospitales del país para atender esta situación. Goff Rodríguez fue respetuosa en torno a la información oficial, pero acotó algunos puntos sobre la historia. “Sobretodo más a nosotros que apoyamos a las Asociaciones de los niños con cáncer, porque si ahorita tenemos el desabasto, pues se robaron los medicamentos y es un poquito raro porque mucho de los medicamentos oncológicos son de nevera y tienen que estar fríos”, concluyó.