Urge un espejo en el país para entender el COVID-19

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

“En la última semana hemos visto una rápida escalada. Pero no hemos visto el aislamiento urgente, que es la espina dorsal para parar esta epidemia.”

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

El evento no fue concurrido, pero quizás esa fue la única medida de prevención ante la amenaza del coronavirus COVID-19. Los asistentes portaban un chaleco como los que se utilizan en las obras de construcción, pero tenían la boca destapada. Entre los asistentes y las autoridades, no se cumplía “Su-sana Distancia”, es decir, la separación de al menos un metro o más. Las sillas estaban juntas y el contacto de mano, brazo o cualquier otro prevalecía.

Estrategia del Gobierno de México para alentar el distanciamiento social

Así se vivió este sábado el evento del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en el estado de Oaxaca, donde inauguró el tramo carretero Mitla-Tehuantepec, que conectará a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con la Ciudad de México. Además de ello, el primer mandatario al contrario de lo que están haciendo diversos estados de la República, pidió no adelantar los procesos de prevención.

“Haríamos mal si nos apanicamos, si nos detenemos y no hacemos nada. Tenemos un plan para frenar la epidemia, que tiene etapas y no podemos adelantar vísperas. Porque si son etapas y tomamos medidas y nos brincamos hasta la tercera etapa entonces nos vamos a degastar”, dijo la persona con el cargo más importante de un territorio con más de 120 millones de habitantes.

El discurso pronunciado en Oaxaca va en contraposición de lo que está ocurriendo en otros países y a las opiniones de las voces certificadas en este tema. Por ejemplo, una delegación de la Cruz Roja de la República Popular China llegó a Italia para –con su reciente vivencia- ayudar a las autoridades a combatir la pandemia; la primera impresión que tuvieron los visitantes asiáticos fue de asombro, pues a pesar de que Italia suma más de cuatro mil muertos, las medidas han sido muy endebles.

“Estoy descubriendo muchos de los problemas del confinamiento en Milán”, dijo Sun Shuopeng, vicepresidente del grupo de auxilio invitado, de acuerdo con la agencia internacional de noticias AP.

De acuerdo con un censo de 2018, Italia cuenta con una población de 60 millones 500 mil habitantes. Sobre la evaluación que hizo la Cruz Roja en China, el diario “El Economista” de España, destaca la inacción de la nación ibérica al ver el ejemplo dramático de Italia. Incluso, el caso español adquiere un tono trágico al sumar más de 1,700 defunciones y la cifra de contagios roza con los 29 mil. En este juego de las estadísticas, vale la pena destacar que de acuerdo también con el estudio de 2018, España cuenta con más de 48 millones de residentes.

Visto lo anterior, y tomando en cuenta el manejo de crisis que adoptó su país, la Cruz Roja China cuestiona la política “laxa” de Italia. En ese mismo sentido, la prensa española crítica a sus conciudadanos por no ver el ejemplo de su vecino al seguir abarrotando lugares públicos, y contribuir a atestar medios de transporte como el metro subterráneo sin medir las consecuencias de contagio.

¿Y México?

La nación gobernada por Andrés Manuel López Obrar ni habla ni se ve en el espejo de estos dos países, aunque tiene más de 120 millones de habitantes con problemas crónicos como la obesidad, la diabetes y más de 12 millones de adultos mayores.

“Tenemos que guardar la calma y esperar. Estar atentos de los especialistas, no caer en la trampa de la especulación de los que siembran miedo, de los que se dedican al amarillismo”, dijo el mandatario mexicano este fin de semana en Oaxaca.

La postura del presidente incluso se contradice con los señalamientos de algunos miembros de su propio gabinete. El semblante de preocupación por este tema, que a diario se manifiesta en la gestual del Sub-Secretario de Salud Pública, Hugo López-Gatell, durante la difusión del comunicado técnico en el que se ofrece la actualización de los casos de coronavirus en el país, contrasta con la sonrisa de López Obrador y su supuesto estado de bendición.

Días atrás, en Mérida, Yucatán, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, le explicaba a los presentes que se debería empezar a adoptar nuevas posturas ante la presencia de esta pandemia y otros cambios que experimenta el mundo.

“El planeta no se va acabar. Eso es falso. Lo que va a cambiar es la forma en la que estamos acostumbrados a vivir en él”, explicó el titular de la SEP al recomendarle a los presentes, entre ellos, el gobernador Mauricio Vila Dosal, que el nuevo saludo debería ser colocándose la mano derecha en el corazón y hacer una pequeña reverencia.

El periplo de AMLO sigue

Tras inaugurar el tramo carretero en Oaxaca, en otro acto contrario a las normas de prevención que están tomando países y entidades federativas mexicanas, el presidente difundió un video en el que se le ve visitar una panadería ubicada al lado de una estación de gasolina. Ni López Obrador, ni los propietarios y empleados del establecimiento, tenían los “cubrebocas”. Ahí, no hubo invitación a quedarse en casa, tampoco a guardar “la sana distancia”, al contrario, se invitaba a los habitantes de ese sector a visitar la referida panadería.

Hasta el reporte del sábado, México contabilizaban 251 casos positivos de coronavirus COVID-19 y dos muertes. Incluso, tiene dos jornadas consecutivas sumando más de 40 pacientes por día.

A dormir temprano, mañana hay otra mañanera de un país sin espejo.