De prohibir las despensas al “Dios los bendiga”

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En medio de la crisis por la pandemia del COVID-19, las autoridades han tenido que tomar medidas poco populares pero con el afán de controlar la propagación del coronavirus en los territorios que gobiernan. Sin importar el orden de gobierno, la presión y la responsabilidad ha sido grande para cada una de las personas que obtuvieron un cargo a través de la votación popular.

Por ejemplo, en Yucatán, el Gobierno del Estado ha tenido que girar una serie de restricciones que han cambiado la rutina de la población, más allá del encierro, al extender el periodo de la ley seca y prohibir que más de una persona circule en los coches particulares. Estas medidas han sido efectivas para disminuir el flujo de personas en las calles y evitar las concentraciones, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, son los métodos más efectivos para disminuir la tendencia de contagios en los países o en los estados.  

Sin embargo, la mayor polémica se ha suscitado en la autoridad que está más cercana al ciudadano, es decir, en los alcaldes. Esta situación se ha venido generando desde hace varias semanas en municipios como Ixil, Hunucmá, Ticul, Temozón, entre otros. No obstante, al inicio de esta semana, empezaron a ser protagonistas de actos controversiales los presidentes municipales de las zonas conurbadas de Mérida, es decir, Umán, Progreso y Kanasín.

Julián Zacarías Curi, primer edil de Progreso, uno de los municipios que se ha visto más beneficiados con las acciones del Gobierno del Estado, ordenó que desde las 7 de la noche hasta las cinco de la mañana del día siguiente, no podían circular los carros particulares, motocicletas y ni siquiera el transporte público. Las palabras del alcalde fueron extensivas a la empresa Auto Progreso, al solicitarle que en ese horario, no traslade a personas que no sean habitantes del territorio costero. Un día después, Zacarías Curi negó que la medida se tratara de un toque de queda, un instrumento que sólo puede ser decretado por el Gobierno Federal. “En ningún momento he declarado lo que muchos medios han expresado, lo que estoy haciendo es un exhorto para reducir la movilidad y que en cabildo fue aprobado”, respondió a los micrófonos de Cadena Rasa. “Leímos ciertos artículos en la ley de buen gobierno y nosotros verdaderamente lo que estamos haciendo es un exhorto a la ciudadanía pare reducir la movilidad#, explicó el político.

En Kanasín, el alcalde William Pérez Cabrera, ordenó el cierre de las tiendas de conveniencias y de las grandes cadenas como Coppel y Elektra, cerrar antes de las diez de la noche. Además, de suspender la entrada del transporte público. “Solicitaré formalmente por escrito, al Gobernador del Estado, Lic. Mauricio Vila Dosal, la suspensión del servicio de transporte público en colectivo en las rutas Mérida-kanasín-Mérida y Mérida-Santa Isabel- Mérida, toda vez que en repetidas ocasiones se han encontrado sobrecupos y que pudieran constituir un posible foco de contagio de covid-19”, remató el primer edil.

En este tono, se pudo ver a un ofuscado presidente municipal de Umán, Freddy Ruz Guzmán, advirtiendo que iba a cumplir prisión administrativa a todo aquel que estuviera fuera de sus casas después de las nueve de la noche, incluyendo a los menores de edad. “Y si el padre del menor tiene una actitud soberbia ante la autoridad, también va a la cárcel por 24 horas”, dijo Ruz Guzmán en la transmisión por Facebook, en la que agregó que hasta suspendía la distribución de las despensas del Gobierno del Estado por territorio umanense.

Cervera Hernández (Izq.) señaló que nadie puede operar fuera de la Constitución.

Estas medidas fueron cuestionadas por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán y por los diputados del Congreso del Estado. “Las autoridades sólo podemos hacer lo que la ley nos mandata a hacer. No queda a criterio de ninguna autoridad puede haber necesidades de acuerdo con las necesidades epidemiológicas que estamos viviendo pero eso se los dejo a los expertos”, explicó el presidente de la Junta de Gobierno del Poder Legislativo, Felipe Cervera Hernández. “Cada autoridad debe hacerse responsable de sus acciones si esas son las acciones que consideran más adecuadas pero deben recordar que hay una constitución nacional, una constitución del estado de Yucatán”, remató el coordinador de la bancada del PRI.

Para Milagros Romero la cuarentena ha “desorientado” a los alcaldes

En este sentido, la diputada de Movimiento Ciudadano, Milagros Romero Bastarrachea, señaló que en el caso de Umán, el presidente municipal está borrando con sus acciones, el refrendo de una ciudadanía que lo reeligió en el cargo. “Esta cuarentena nos ha dejado bastante desorientados y hay alcaldes que esta cuarentena los dejó desorientados, o están muy desinformados o hay exceso de protagonismo, no sé cuál sea el caso del alcalde de Umán  pero definitivamente está tomando decisiones que no son legales en el ámbito de los derechos humanos o derechos civiles, creo que debe reconsiderar”, expresó la representante del distrito cuatro local.

Luego de la lluvia de críticas que se generaron en diversos sectores, Ruz Guzmán levantó las restricciones pero antes soltó la plegaria: “Dios los bendiga”.