En Ticul no solo hay zapatos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

“No hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos”

André Bretón, Escritor del surrealismo Siglo XX

Es muy temprano. Aún la operatividad no comienza en el primer día del fin de semana. Los mototaxis todavía no muestran su cara más ávida para llevar a potenciales compradores a las zapaterías. La tranquilidad impera en el centro de Ticul.

El monaguillo hala con fuerza la cuerda que está amarrada a la campana de la iglesia. El estruendo de la sonaja informa que son las 12 del mediodía. En la puerta del templo está una quinceañera con su primoroso vestido rosado. Los padres acompañan a la joven que celebra su onomástico. La procesión hacia el altar se inicia. Ella esboza una tímida sonrisa ante los desconocidos que están en los bancos de la iglesia siendo testigos por accidente de su júbilo. Pasa la agasajada, sus parientes, y detrás de ella, el presidente municipal de esta demarcación yucateca, Rafael Montalvo Mata.

El alcalde no es nuevo en la política. En su hoja de vida muestra una actividad intensa identificada con los colores blanco y azul del Partido Acción Nacional, el cual hasta lo llevó a ser diputado local en la sexagésima primera legislatura (2015-2018).

Y aunque son pocos los políticos que pueden caminar sin temor a ser señalados o de recibir una oración peyorativa hacia su trabajo, Montalvo sale del templo sin problema, cruza la plaza que se encuentra al frente del Palacio Municipal y se incorpora a un evento en el que, tanto el Gobierno de Yucatán como el Ayuntamiento que dirige, entregan diversos equipos a personas con discapacidad.

Llega un poco tarde y por su personalidad o el cargo que ostenta se incorpora rápidamente y toma la batuta de la donación. Les enseña a los beneficiados como utilizar la silla de ruedas y otros implementos como una andadera.

“Mucha paciencia y amor a lo se que hace. No es fácil, cuando tú estás en un cargo público te expones. A los que les caes bien y a los que no. Te expones no tanto a una agresión, sino a una crítica” dice Montalvo Mata al explicar las razones que lo llevan a conducirse como un ciudadano común y corriente.

Como todos los presidentes municipales de Yucatán y otros alcaldes de México, el presupuesto es cada vez más reducido. “Hoy checamos la cuenta que nos debieron depositar en el ayuntamiento y vimos que faltaban trescientos mil pesos” dice al hablar sobre los recortes del gobierno federal.

Montalvo busca cumplir con el eslogan del gobierno también en su municipio al querer ‘Transformar Ticul’, sin embargo el inicio fue complicado tanto para él, como para su equipo de trabajo. “Cuando recibo esta administración con nueve pesos nada más y algunas cositas por allá guardadas. Nos encontramos con los servicios públicos desastrosos. El municipio aparte de quebrado, era un municipio obscuro y con un  servicio de recolección de basura deficiente” rememoró el primer edil.

Con poco o con un forzoso –borrón y cuenta nueva- el ex diputado local tuvo que empezar a arreglar la casa, antes de salir a promocionar al municipio. “Yo siempre he dicho que cuando tu administras bien el dinero, este alcanza”, dijo el primer edil ticuleño.

“Nos dimos a la tarea desde el primer día de la administración de restablecer los servicios de basura. La mayoría de los municipios del estado no resultan atractivos para las compañías que licitan para la recoja de desechos porque sí hay muchos desperdicios pero no en tanta medida para que una empresa quiera hacerlo”, agregó.

El presupuesto de Ticul no alcanza para comprar los costosos camiones recolectores de basura, tampoco -por el momento- ha recibido una ayuda del gobierno estatal, tal como ocurrió en Progreso. Toca “arreglar y adaptar vehículos grandes para que se pueda reactivar”, explicó Montalvo Mata.

“Hoy en día ya no existe la molestia de la gente para que pase y le puedan recoger sus desechos. Va a ser levantados en el momento, y ante una temporada de lluvias en la que muchas veces la yerba nos gana, se ha reunido a la población de diferentes áreas para que todos colaboren a  solucionar el tema de la basura”, expuso el panista.

Alfarería en la ruta Puuc

Si bien Ticul es sinónimo de zapatos, incluso en la plaza principal del municipio levantaron unas pequeñas esculturas con la figura de un taco de mujer, en este territorio del sur yucateco también se pueden obtener otras artesanías.  “Lo que hemos buscado hoy es posicionar a Ticul aparte de un municipio limpio, un municipio rico en cultura. Antes no teníamos nada y hoy tuvimos el primer festival de la ciudad que fue ampliamente rico en cultura, al celebrar los 252 años de Ticul y eso también ha hecho que la actividad comercial se esté detonando”, espetó Montalvo Mata.

Además del barro al que hace mención el político, recuerda que Ticul tiene una posición privilegiada en el sur de Yucatán al estar en el medio de la ruta Puuc. “Aquí estamos a 25 minutos de Uxmal, estamos en el corazón de la ruta Puuc, estamos en una dinámica que hemos conversado con la secretaria de turismo (Michelle Fridman Hirsh) para poner a Ticul en el mapa”, indicó el alcalde de este municipio.

La Ruta Puuc es un recorrido que incluye las zonas arqueológicas levantadas por el pueblo maya. Comienza en Uxmal y continúa por Kabah, Sayil, Labná, las grutas de  Loltún y además del pueblo de Tekax.

Ahora sí, el negocio de los ticuleños

Rafael Montalvo Mata no quiere que Ticul sólo sea reconocido por la venta de calzado, pero al tiempo, reconoce que esa cualidad es de gran provecho para generar un ecosistema económico y turístico alrededor de los fabricantes de zapatos. Pero para ello, el primer edil tuvo que organizar el negocio por dentro.

 “La creación de los monopolios no es lo correcto. Hoy llegamos con la intención de que no sea una sola zapatería, sino que haya oportunidades para todos de poder tener su comercio. El gran problema que tienen las zapaterías aquí no es la falta de insumo, de mano de obra, el gran problema es la falta de mercados”, analizó.

Aunque son muchos los yucatecos los que van a Ticul a comprar zapatos al por mayor, y también visitantes de otros estados, aún buscan incentivar la llegada de un mayor número de visitantes. “Por mucho tiempo, el zapatero de Ticul tuvo que salir a otros estados de la República a ofrecer sus productos, lo que también trajo consecuencias fatales. Se han dado casos de zapateros que viajan a otros estados y los asaltan, incluso algunos fallecieron”, recordó el mandamás del ayuntamiento.

La administración 2018-2021 también ha buscado llevar su producto emblema fuera de sus fronteras, pero en eventos grandes que puedan resultar redituables para los productores. Para eso, la alcaldía de Ticul ha hecho las gestiones pertinentes con el Gobierno del Estado, encabezado por Mauricio Vila Dosal, para estar presente en los escaparates locales y nacionales. “Hoy los zapateros de Ticul están en la feria de Xmatkuil, allá hay una nave para ellos”, informó. “También queremos tener un lugar en el Tianguis Turístico que se va a realizar en el 2020.

El futuro para el 2021

Montalvo Mata viene de fungir como diputado del Congreso de Yucatán, y se pudo mantener vigente al ganar las elecciones del 2018 para ser el presidente municipal de Ticul en la presente administración que finaliza en el año 2021.

Pese a las preguntas capciosas, el alcalde no muerde el anzuelo y no muestra aspiración para el futuro. Su discurso se limita a responder las preguntas que están dentro de su gestión. “Yo quiero que este periodo lo podamos concluir con un Ticul con orden, con muchas cosas positivas que la gente quiere. Siempre le he apostado mucho a la conservación de nuestro mundo, creamos una patrulla ecológica que no teníamos antes. Hemos multado y sancionado a personas que pasan por la carretera y tiran bolsas de basura”.

El día está a punto de terminar para alguien que ostenta un cargo de elección pública. Asegura que pese a ello sigue siendo un yucateco que camina sin complejos por las banquetas de Ticul. “Muchos políticos no regresan a las calles porque les tiene miedo a que las personas les pidan. No pedir dinero sino que a veces lo único que piden es tiempo”, aclaró el presidente municipal. “Yo puedo vivir una vida tan tranquila como ir a misa, ir al súper, ir al mercado”, concluyó.