Urge proteger a la prensa en Yucatán: Silvia López Escoffié

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La diputada de Movimiento Ciudadano, en su carácter de integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, Silvia América López Escoffié, respaldó las propuestas planteadas por periodistas en materia de seguridad laboral y derechos humanos, realizadas en el Foro Legislativo Virtual, como parte del ejercicio de Parlamento Abierto.

En dicho espacio, participaron representantes de algunos medios de comunicación, quienes presentaron propuestas y modificaciones a la iniciativa de Ley de Protección a Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos.

Entre la argumentación destacaron que las personas que trabajan en la prensa suelen tener condiciones de precariedad laboral, y que con frecuencia, las autoridades, sobre todo las policías suelen extralimitarse e impedir con agresiones que se cumpla con el trabajo informativo.

En ese contexto, López Escoffié, reconoció que es de conocimiento público la inseguridad por la que atraviesa el periodismo, sobre todo porque se atenta en contra de los derechos humanos, de la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a estar informada.

Enfatizó que los servidores públicos que agreden a un periodista o a un defensor de derechos humanos, deberían ser renombrados como “transgresores públicos”. Por ello, comentó, que analizará una iniciativa de ley para inhabilitar permanentemente a todo aquel funcionario o funcionaria que cometa este ilícito.

“En Yucatán, es común que los policías municipales violenten derechos humanos, no solo a la prensa, sino a la ciudadanía en general, sin embargo, también sabemos que aunque sean dados de baja, suelen ir a otros ayuntamientos municipales a buscar trabajo; considero que esto no debe ocurrir, y que debe haber una ley que impida que puedan ser re contratados como elementos de seguridad”, comentó.

También, se manifestó a favor de un Fondo Estatal para Periodistas, para que se recaude recursos económicos y se proteja la salud, e integridad de las y los comunicadores, ya que en la mayoría de casos, suelen carecer de seguridad social, y están en desamparo.